«Una hamburguesa para el presidente»

La noche del lunes en Washington no fue especialmente fría: poco menos de 10 grados centígrados a las nueve y media. La ola de frío polar había quedado muy detrás, aunque en el río Potomac se mantenían placas de iceberg, y el día había sido casi primaveral. Era una buena noche para pasear, sobre todo después de una jornada especialmente intensa.

En ese instante, un categoría de unas diez gente sale de un hotel situado a unos cien metros de la vivienda Blanca. Pasean tranquilos, relajados y visiblemente felices. Entre ellos, Mariano Rajoy, quien unas horas antes se había reunido con Barack Obama en el oficina Oval. El presidente del Gobierno recorre la vía junto a sus más estrechos colaboradores, muchos de ellos habían estado además en el oficina Oval, y comentan el «éxito» de una reunión sin precedentes. No tienen duda: ha salido todo muy bien.

El categoría llega a un restaurante sereno de la área, con poca ocupación, escenografía a lo norteamericano: el histórico P. J. Clarkes, fundado en 1868 en Nueva York. en El Interior, varias pantallas de televisión emiten partidos de tenis y baloncesto. ecuánime lo que necesitaba el presidente. En las paredes, retratos de políticos y personajes de EE.UU. y tanto vanidad patrio en todos los rincones y paredes. Un paraje representativo donde cenaron en su día Frank Sinatra o Marilyn Monroe.

El categoría se divide en dos y ocupa dos mesas. En la primordial, se sientan con Rajoy Carmen Martínez Castro, a su izquierda, y Álvaro Nadal, a su derecha. además comparten mesa Jorge Moragas, Gonzalo de Benito, Alfonso Senillosa y Jaime García Legaz. Charlan distendidamente recuerdan las «mejores jugadas» de la reunión con Obama una y otra vez y sienten que han acto un buen roto. Un partidazo, dirían más bien. Han conseguido sus objetivos: reforzar la alianza con el presidente de EE.UU., crear buena sintonía, recuperar la confianza y lograr su apoyo claro a las reformas. también, se llevan el encomio de Obama al «gran liderazgo» de Rajoy. Mejor, piensan, irrealizable.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados