Teherán recibe como a un héroe a su negociador en Ginebra

Después de pasar cuatro días encerrados en los despachos del hotel Intercontinental de Ginebra, los protagonistas del plan de acción suscrito por Irán y el 5+1, categoría formado por los cinco miembros permanentes del recomendación de certeza de la ONU (Estados Unidos, Francia, imperio Unido, Rusia y China) junto a Alemania empiezan a trabajar en la puesta en práctica de lo pactado. Una período calificada como realmente dura por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ya que precisa esfuerzo para llegar a un acuerdo total que precisa enormes avances en términos de verificación, transparencia y responsabilidad. El jefe negociador iraní, Javad Zarif, llegó ayer a Teherán y fue recibido en el aeropuerto como un héroe al grito de embajador de la paz o con eslóganes como ¡No a la conflicto, las sanciones, la rendición y el insulto!

El ministro de Exteriores desayunó con una prensa patrio volcada en los puntos de un plan que en los próximos seis meses pondrá a experimento la confianza entre Irán y la comunidad universal. «Esto es Irán, todo el mundo está contento», fue el titular de portada del cotidiano reformista Etemad, en la misma fila que el además reformista Arman que pidió la medalla de oro para el jefe del conjunto negociador que, por unas horas, eclipsó a la figura del presidente Hasán Rohani en el aniversario de sus primeros cien días al frente del gobierno.

El tono corriente fue de optimismo, aunque medios ultraconservadores como Keyhan, la voz del Líder Supremo, Alí Jamenei, en los últimos años, no se dejaron llevar por la euforia y en su portada recordó que los «Estados Unidos no son dignos de confianza. Keyhan advirtió del transformación de discurso trabajador por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, al abandonar Ginebra e insistir en que el acuerdo no reconoce el derecho a enriquecer uranio.

Derecho ¿o no?

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados