Rarezas de millonarios: Del utilitario de Mr.Ikea a los «tres kilos» de Abramovich

Tener inmensas cantidades de dinero es sinónimo de éxito en la trámite empresarial. Pero la receta del victoria viene muchas veces acompañada de extrañas rarezas, extravagancias inverosímiles y manías diversas propias de los multimillonarios más acaudalados del planeta. En un mundo prohibido para la mayoría de los mortales, así se las gastan los más ricos.

Mr. Ikea: Excéntrico y sumamente tacaño¿Quién no ha comprado alguna vez en Ikea? Sus muebles a precios asequibles, que responden a la filosofía del «mónteselo usted mismo», han triunfado en todo el mundo y han servido para convertir a su fundador, el sueco Ingvar Kamprad, en un varón adinerado pero además sumamente excéntrico y avaro.

Según cuentan Sergio A. Berumen y Karen Arriaza en el libro «Treinta inmensas fortunas y cómo se hicieron»(Ecobook), el «rey del mueble barato» suele trasladarse en su viejo Volvo y dicen de él que jamás se ha permitido el esplender de pagar un billete en primera clase (y por prolongación tampoco a sus empleados), comer en restaurantes caros, hospedarse en hoteles de esplender o vestir trajes de huella. Este afán por evitar el malbarato lo aplica a conciencia en Ikea, donde los oficinistas tienen la deber de emplear ambos lados del folio.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados