«Quien vea Madrid así no vuelve»

Caminar por las calles de la capital se ha convertido esta semana en una carrera de obstáculos. Una «gymkana» de papeles, botellas rotas y restos de basura salpican las aceras convirtiendo a Madrid en un vertedero inventado. Tras cinco jornadas de huelga de limpieza, algunas imágenes de la metrópoli sobrepasan los límites de lo escrupuloso y se convierten en un «auténtico asco». Así lo denuncian turistas, vecinos y comerciantes del urbanizacición de Salamanca que no comprenden que «para protestar haya que perjudicar a los ciudadanos».

De las puertas del hotel Wellington salen Pablo Rodríguez y María Ángeles Vega. Han venido desde Ecuador para pasar unos días en la capital. «Madrid es una metrópoli maravillosa que no merece dar esta representación a los turistas», comentan a ABC. «Ayer paseamos por la plaza Mayor y el aspecto era penoso. Todo estaba colmado de cristales, botellas, basura& Quien vea Madrid así no vuelve», dicen de manera contundente. «Afortunadamente nosotros hemos venido ya otras veces y sabemos que es una metrópoli limpia. Quienes están arrojando basura se están haciendo desperfecto a ellos mismos. Su postura no es aceptable», concluye este matrimonio de turistas.

«Los vecinos no tienen por qué soportar que les tiren basura en la puerta de su casa»José María Carcelén, conserje de una inmueble de la vía Goya, asegura que «nunca había visto el barrio así de sucio». «En los ocho años que llevo trabajando aquí no he visto objeto idéntico. Yo comprendo las reivindicaciones de los barrenderos, pero no comparto las acciones de los piquetes. Esta semana me han desocupado papeleras en la puerta y he tenido que recogerlas yo. Los vecinos no tienen por qué soportar que les viertan basura en la puerta de su vivienda. Así no consiguen nada», concluye.En un club próximo, los trabajadores temen hacer declaraciones por si «los barrenderos toman represalias contra ellos». «No hay derecho. Por muy legítima que sea su queja no pueden fastidiar a los ciudadanos de esta forma. No son protestas, son actos propios de salvajes o de guerrillas. Una objeto es que las papeleras rebosen basura y otra que nos la esparzan por la puerta. Así pierden la lógica que puedan llevar», dicen de manera anónima.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados