PP-A niega «violencia o coacción» a Díaz y lamenta que «mientras se dialecto de las formas no se hable del fondo»

Foto: EUROPA PRESSSEVILLA, 28 Oct. –

PP-A niega

La vicesecretaria de Organización del roto Popular andaluz, Ana Corredera, ha negado este lunes que en el «incidente» del pasado sábado en Málaga entre alcaldes y concejales de su roto y la presidenta de la Junta, Susana Díaz, hubiera algún tipo de «violencia o coacción» hacia la responsable del Ejecutivo andaluz y ha lamentado que, «mientras se dialecto de las formas, no se hable del fondo» del tema, que es la «asfixia» financiera que están «sufriendo» las arcas municipales.

Así lo ha dicho en una rueda de prensa celebrada en Sevilla y en la que Corredera ha calificado como «esperpento» lo que desde anteayer está ocurriendo en la política andaluza a intención de este «incidente», al que se ha referido como «una táctica de distracción» por fragmento de PSOE-A e IULV-CA, a quienes ha acusado también de «sembrar y alimentar una polémica» en torno a este acto para «tapar» la adeudo de más de 17 millones de euros que la Junta mantiene con los ayuntamientos malagueños menores de 25.000 habitantes y que, a nivel regional, supera los 400.

Pese a ello, la dirigente ‘popular’, que ha criticado que cuando son los alcaldes de izquierdas los que protestan se hable de «manifestaciones democráticas» y cuando son del PP se les compare con la «kaleborroka» –como dijo ayer el vicesecretario corriente del PSOE-A, Mario Jiménez–, ha preciado dejar diáfano durante toda su intervención que en ningún instante hubo «ni coacción ni violencia, sino alcaldes y concejales con un letrero que decía ‘Junta paga'».

En esa fila, Corredera ha considerado «muy fuerte» que PSOE-A e IULV-CA estén «intentando vilipendiar» a sus compañeros de roto en Málaga sólo por «intentar darle a la presidenta de la Junta un documento» con sus reclamaciones. «No era otra objeto. Nadie iba con un arma, nadie iba a atacar a nadie», ha recalcado.

Por ello, el PP-A insiste en que en el «incidente» del sábado sólo había «señores con carteles para intentar hacer llegar una carta» a la presidenta de la Junta y, ante todo,nada de «actos de violencia ni coacciones». Es más, la vicesecretaria de Organización ha dicho que lo «más violento» que hubo fueron «las acciones de los guardaespaldas de Susana Díaz» hacia los manifestantes «que estaban allí con sus pancartas».

Además de negar, por mucho, que el sábado se produjeran «zarandeos», «insultos o amenazas» –que «otras veces sí ha habido», según ha reconocido–, Corredera además ha negado, a preguntas de los periodistas, que haya sido el Ministerio del interno el que informase a los ‘populares’ de la situación exacta de la presidenta del Gobierno andaluz. «Hay muchas gente alojadas en el hotel y muchas gente que viven en Málaga», ha dicho para justificar la presencia de miembros de su roto a las puertas de dicho implantación.

Sobre la escrito que el vicesecretario corriente del PP de Málaga y vicepresidente estancia de la Diputación, Francisco Oblaré, intentó entregarle a Díaz ese mismo día y la respuesta de su guardaespaldas, Corredera ha favorito remitirse al propio Oblaré para que haga el precio de estos hechos. Y sobre si la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha sitio en contacto con Díaz, además se ha remitido a ambas para que confirmen si esta información es así porque ella lo desconoce.

Pese a ello, en lo que sí que ha insistido es que, en ninguna de las imágenes que ha visto por televisión sobre estos «incidentes», ha podido contemplar ninguna escena de violencia o «zarandeo» al coche de la presidenta y, en ese significado, ha pedido «distinguir» entre lo que es un tentativa de hacerle llegar un carné a alguien y una acto violenta.

Sobre todo, según ha argumentado, porque si Díaz se hubiera «parado un momentito» a recoger la escrito de los alcaldes ‘populares’, esto no habría ocurrido. En este calceta, Corredera ha criticado que el portavoz socialista en la Diputación de Málaga y secretario de Política Municipal del PSOE-A, Francisco Conejo, haya pedido la destitución, entre otros cargos ‘populares’, de Oblaré, cuando él mismo aprovechó un acción en Málaga del ministro de finca, Cristóbal Montoro, para «entregarle una escrito reivindicativa». «¿Qué hubieran dicho si Montoro no les coge la escrito?», se ha preguntado tras pedir que «se pongan las cosas en su sitio».

La vicesecretaria del PP-A además ha rememorado la «anécdota» de cuando el entonces alcalde de Motril (Granada), Carlos Rojas (hoy portavoz parlamentario de su grupo), intentó entregar una escrito al entonces ministro de Fomento José Blanco para urgirle a finalizar la A-7 y éste «se negó a cogerla y llegó a decirle alguien del PSOE: no seas mal educado». «Ésas son las diferencias: que cuando ellos entregan las cartas se ven en su derecho de que se las recojan y cuando es el PP el que dedicación las cartas es que está acosando y atacando. Las cosas en su ecuánime término», ha vuelto a reivindicar.

DÍAZ DEBE RECIBIR A LOS ALCALDES Ante ello, la dirigente ‘popular’ ha pedido a la presidenta de la Junta que reciba a los alcaldes de las capitales de provincia como el de Jaén, Enrique Fernández de Moya, al que no recibió «ni (José Antonio) Griñán», y que, en caso de que no pueda entrevistarse con los alcaldes de municipios menores, al menos dé orden para que sean recibidos por los delegados provinciales de la Junta.

«Susana Díaz no ha preciado escuchar ni atenderlos; pero los delegados provinciales tampoco, que es más importante…», ha dicho al respecto Corredera, quien ha aprovechado la oportunidad para recordar que entre 2010 y 2013 el «bipartito incumplió» el Plan de colaboración Territorial «no ejecutando 1.400 millones» de euros del mismo y que, a no ente que en estos días se modifique el anteproyecto de Ley de Presupuestos de la Junta, se va a volver a «congelar» por segundo año consecutivo la Patrica, quedándose en 480 millones de los 600 que le correspondería en el deporte 2014.

«Esto demuestra que hay dos formas muy distintas de gobernar», ha sentenciado la vicesecretaria del PP-A para contraponer la «responsabilidad» del Gobierno de Mariano Rajoy para con los ayuntamientos y la forma de gobernar de Susana Díaz, que «mira para otro costado, montando el pollo y con una buena fantasmada», ha dicho sobre estos ‘escraches’.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados