Ocho años de batida al «Chapo» Guzmán que acaban con una maleta rosa de flores

No paran de llegar curiosos al hotel Miramar. El balneario de la metrópoli de Mazatlán donde fue parado el «Chapo» Guzmán, el mayor narcotraficante del mundo, se ha convertido en una género de paraje de peregrinación turística donde la personas se acerca para posar con una gran sonrisa y sacarse la mítica fotografía del «yo estuve aquí».

El «chapo» se hospedaba en el cuarto 401 y según cuentan sus vecinos al cotidiano «Universal de México» «no hizo ruido». No se escucharon disparos, ni peleas. Nada raro ocurrió. hasta que la Marina Armada de México sacó a dos gente con el rostro cubierto. Cuando llegó la Policía se celebraba una jarana, nadie le reconoció.

En las imágenes que han llegado hasta los medios de esa habitación nada se sale de lo corriente. Productos de higiene desparramados por la cama y una pequeña maleta rosa fucsia con un estampado de flores. El labor de meses por término ha dado sus frutos. El delincuente más buscado del mundo está entre rejas.

La cacería

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados