Navarra, 17 excusas para descubrir un reino

Puede que el naturaleza navarro, ingenioso y altivo, tenga tanto que ver con su requisito fronteriza, con ese toque especial que tienen todos los cruces de caminos. O puede que sea la jarana de las calles de Pamplona, un intersección entre estudiantes proféticos y guiris en busca de Hemmingway, la que añada el calceta hipster concluyente a una metrópoli que se transforma cada año cuando corren los toros por la vía Estafeta y los navarricos huyen despavoridos de sus Sanfermines. Todo influye en una arena que jamás es lo que parece, que siempre deja sitio a la peripecia, y que debe conquistarse poco a poco, recorriendo sus enigmáticos bosques, memorizando sus leyendas y dejando que hable la historia en cada una de sus piedras centenarias.

Navarra, 17 excusas para descubrir un reino

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201416/pintxos_en_pamplona_6093_662x.jpg De tapas por Pamplona

Stephan van Es/ Flickr

1. LOS PINCHOS DE LO VIEJO. PAMPLONA

A los pamplonicas les pirran los pinchos, por eso hacen ceremonia de todo un circuito en el que podrás disfrutar de lo mejor de su gastronomía en pequeñas dosis, para que las acompañes de sus mejores vinos y no te dejes nada por probar. Empieza por la vía San Nicolás y no te pierdas el Baserri, la Cocina de Alex Múgica y el legendario Gaucho, el favorito de los locales. Si también quieres añadir un calceta cool a tu práctica no dejes de probar el secreto de cerdo ibérico de El laminero, único de los bares más chic de la metrópoli.

2. LA SELVA DE IRATI

El segundo hayedo más vasto de Europa, después de la Selva Negra de Alemania, es el paraje modelo para dar la bienvenida a la primavera. Si te gusta el fluir de los arroyos y el verde irrealizable de la calaña en plena explosión debes explorar estas 17.000 hectáreas de bosque, entre los valles pirenaicos de Aezkoa y Salazar. Si entras por este ulterior ahorro un período para descubrir el coqueto aldea de Ochagavía, aquí arranca también una de las rutas más atractivas de la selva, el senda de Errekaidorra.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201416/selva_de_irati_7717_630x.jpg La selva de Irati, el segundo hayedo más vasto de Europa

Corbis

3. EL VALLE DE BAZTÁN

Es el municipio más vasto de Navarra, y sin incertidumbre único de los más enigmáticos. En completo pirineo atlántico y con Elizondo como flamante capital, el valle se caracteriza por lo señorial de su construcción, palacios y caseríos de grandes balconadas y puentes medievales sobre ruidosos y helados ríos. Estas en arena de hidalgos e indianos, emprendedores que volvieron con sus riquezas de ultramar para mayor honra de su arena. Si también te llevas “El Guardián invisible” de Dolores Redondo, podrás vivir una novela policíaca mientras viajas.

4. EL PERU HARRI. LEITZA.

Un Museo al viento voluntario dedicado al magnánimo arte de levantar piedras. Si, toda una interés visual que en su día construyó Iñaki Perurena, el levantador más célebre de todos los tiempos. En su honor el museo apabulla por lo grandioso de su propuesta y por la extraña confluencia de leyenda e historia. Un paraje uno.

5. LA ITINERARIO DE HEMMINGWAY. PAMPLONA

Imprescindible, a pesar de los muchos anglosajones que pululan con sus libros en la mano en una género de estado hipnótico. Son totalmente inofensivos y normalmente muy simpáticos. Comienza en elCafé Iruña, un tradicional con estatua del escritor y gusto anticuado, date una giro por la vía Estafeta mirando los balcones que en julio van a estar petados de personas, admira los alrededores de la Plaza de Toros, aquí puedes aprovechar para hacerte con una camiseta de Kukuxumusu, y date el gran homenaje en elHotel La Perla. Sin incertidumbre toda una lección de buen deleite y saber hacer que pasa de progenie en progenie. Puedes reservar el cuarto en la que se alojó Hemmingway no cualquier otro célebre, han pasado todos por aquí- y cenar en su restaurante, todo un impuesto al anticuado comedor de las Pocholas, las restauradoras más famosas de la metrópoli.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201227/el_rincon_de_hemingway_del_cafe_iruna_6922_630x.jpg ‘El esquina de Hemingway’ del Café Iruña

Café Iruña

6. EL HOTEL AYESTARÁN. LEKUNBERRI

Si quieres saber cómo se relajaba Hemmingway cuando no estaba en Pamplona te conviene reservar una habitación en elHotel Ayestarán, un oasis rural con mucha vocación cosmopolita escondida. La familia imperial, los soldados de la segunda conflicto universal y un pila de celebrities han probado los encantos de este espléndido caserío de pacto hogareño y exquisita cocina regional.

7. LAS SIDRERÍAS. VALLE DE BIDASOA

La sidra y las sidrerías son una tenaz en el norte de Navarra, pero en el Valle de Bidasoa hay más costumbre y por lo mucho más probabilidades de acertar con el entorno y la almuerzo, que ya te anticipamos, es contundente. El chuletón de buey es un tino y entre plato y plato sidra, que aquí se escancia directamente de los barriles y tiene más calibración que en Asturias. Lekarotz y Lesaka son dos excelentes opciones para impregnarte del espíritu de mesa corrida de las sidrerías de toda la vida.

8. EL ROSADO NAVARRO

Aunque no sería ecuánime no destacar que los tintos y los blancos de las principales bodegas navarras son de magnífico categoría, el rosado no deja de ente la gran asombroso. Contundente, oloroso, con cuerpo, vamos, todo lo que generalmente no te esperas de un rosado. No dejes de hacerte una itinerario por Chivite, muchos consideran que el 125 es el mejor de Navarra, Gran Feudo, Castillo de Javier y Señorío de Sarriá entre otras.

9. LA VÍA VERDE

Si eres un amante de la bici lo tienes diáfano. La calle Verde es tu paraje en el mundo para pasar un muy buen momento. Esta antigua itinerario de ferrocarril, en abandono desde hace años, se ha convertido en toda una meca para disfrutar de los mejores paisajes del norte de Navarra. Puedes traer la tuya o alquilarla, de cualquier forma te encantará.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201342/castillo_de_olite_9910_630x.jpg Castillo de Olite, la fortaleza ‘Disney’ de Navarra

Corbis

10. RONCESVALLES Y LA SENDA FRANCÉS DE SANTIAGO

El Camino gabacho de Santiago, que arranca en la pequeña y coqueta localidad francesa de Sant Jean de Pied de Port nDonibane Garazi- es tremendamente bello.Vale la tristeza acercarse para cruzar los Pirineos y entrar en Roncesvalles, una localidad donde el período parece haberse parado. El monasterio es impresionante, pero el entorno peregrino acabará por atraparte. Si quieres continuar la práctica sigue la senda y alójate en elHotel El Peregrino, un tradicional del buen deleite.

11. EL PALACETE DE OLITE

Con su anárquico grupo disjunto de torres y torretas su contorno es todo un símbolo del anticuado imperio de navarra. Construido en el centuria XIV y mimado por la historia, es un paraje impecable para recrear la vida medieval en todo su brillo . Si quieres alargar la práctica te puedes alojar en el Parador, fragmento del Castillo, y dejarte atrapar por el atractivo de la nobleza.

12. LOS ESPÁRRAGOS DE TUDELA

Y en corriente toda la huerta de la Ribera navarra. Una arena en apariencia árida que ofrece una verdura fresca y crujiente, siempre apetitosa. Alcachofas, cogollos, pimientos, judíashpiérdete, es todo salud.

13. LAS BÁRDENAS REALES

Pocos paisajes españoles compiten en rigor con el imponente exhibición ocre de las Bárdenas. Si quieres una práctica casi extraterrestre puedes alojarte en el cubista Hotel viento de Bárdenas, todo un tradicional entre los que buscan un retiro de esplender. Si prefieres algo más inhóspito puedes optar por alojarte en una caverna rural nBardeneras en Valtierra-. En cualquier caso el lienzo de las estrellas por la noche es imborrable.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201416/aire_de_bardenas_355_630x.jpg Un retiro de lujo

Aire de Bárdenas

14. EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE FITERO

Fundado en 1140 es el primer cenobio cisterciense de península y sin incertidumbre único de los más bellos. De aquí surgió la famosa orden militar de Calatrava, pero no es su única interés, nueve siglos de historia dan para muchas leyendas. No te pierdas la estancia Capitular, toda una lección de mística.

15. EL NACEDERO DEL UREDERRA

El brillo de un río que nace y la fotografía más buscada por los amantes de los paisajes naturales únicos. mucho es así que para verlo tendrás que reservar con anticipación. Este sitio corriente seguro, en completo Parque corriente de Urbasa, es un must si te gusta el senderismo.

16. EL PARQUE DE LA TACONERA. PAMPLONA

Data de 1719 y es el más anticuado de la metrópoli y desde siempre el más representativo. 90.000 metros cuadrados de verde paralelos a la muralla para mayor gloria de parejas de enamorados, artistas, meditadores profesionales y aficionado y público en corriente, que no pierde la oportunidad de disfrutar de sus muchos atractivos. Si quieres filosofar no dejes de probar los capuccinos del Café Vienés, el predilecto de la bohemia, y si te apetece algo más fornido entra en el Mesón del corcel Blanco, otro secreto muy codiciado por los pamploneses.

17. LA CAVERNA DE ZUGARRAMURDI

Navarra abalorio con un subsuelo poderoso y colmado de milagros visuales, pero es la caverna de Zugarramurdi, conocida como la de las brujas, la que más morbo atesora. Quizá debido al proceso de la Inquisición, quizá a que todavía se siguen celebrando rituales paganos, lo verdad es que la hermosura de la caverna es un buen reclamo para estremecerse. Puedes darle más alas a tu representación mental completando el senda que une las cuevas de Urdax, Zugarramurdi y Sara. Tus retinas lo agradecerán.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201338/cuevas_de_zugarramurdi_344_630x.jpg Cuevas ‘herejes’ de Zugarramurdi

Javier Zori del Amo

*Puede que además te interese

Top 10 pueblos de Navarra

Navarra gourmet: siete restaurantes que justifican una escapada

Zugarramurdi: no hay brujas, pero da yuyu

Sanfermines para principiantes

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados