Los mejores Boozy Brunches de Nueva York: esto no es un brunch, es una fiesta

La primera vez que acudes a único de estos brunch en Nueva York te sorprendes satisfactoriamente. Olvídate de pedir unas french toast y un bellini. A un Boozy Brunch no se viene a comer, se viene por la jarana. Lo mejor de todo es que la gran preocupación de sus asistentes es ganar la Battle of the brunches o lqué mesa pedirá más botellas’. La abalorio será astronómica pero como mínimo la diversión está asegurada. Y olvídate de llevar a tus padres a estos locales a no ente que les guste la paso mucho como a ti.

Los mejores Boozy Brunches de Nueva York: esto no es un brunch, es una fiesta

LOS CUATRO FANTÁSTICOS DEL BOOZY BRUNCH

Bagatelle

El favorito de las socialités es Bagatelle. Este paraje te transporta a la Riviera Francesa con su ornamentación cuidada y sus camareros disfrazados de robots gigantes y lumínicos. Este Boozy Brunch es único de los más divertidos, donde los ríos de champagne son lo usual cuando se apagan las luces y empieza el circo. La viñeta usual es ver a todo el mundo encima de los sofás sorbiendo a jeta de las botellas de Perrier-Jouët Belle Epoque o Dom Pérignon. indispensable deleitarse con la pizza a la truffe noire, las french toast de Nutella, los macarrones con langosta y queso Boursin, y los huevos revueltos con salmón escocés y caviar a cargo del chef Sebastien Chamaret.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/bagatelle_5407_630x.jpg El boozy brunch de la socialité neoyorquina

Bagatelle

Highline Ballroom

Más similitud a una discoteca que a un restaurante, el brunch Day & Night organizado en el Highline Ballroom por los hermanos Derek y Daniel Koch, es una práctica placentera en cuanto a juerga nos referimos. Celebrities, modelos y playboys se reúnen los fines de semana para dejarse ver y moverse al ritmo del DJ de moda mientras dejan en sus platos las minúsculas mini vegan veggie burgers, las highline mini kobe o la croque monsieur. Eso sí, quizás no se coma tanto, pero la asistencia a este evento es principal para la farra y el faranduleo neoyorquino.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/beaumarchais_6334_630x.jpg El salón de Beaumarchais, una auténtica delicia

Beaumarchais

Beaumarchais

El bistró gabacho Beaumarchais ambientado en la Côte d’Azur no solo prepara un pain perdu o unos huevos beaumarchais con caviar de esturión excepcionales sino que también te propone sus llamadas “parades”, donde ya te preparan un listado de botellas que servirán en tu mesa a priori. Incluso cuentan con la opción Empire State of Mind que incluye una botella Nebuchadnezzar de Armand de Brignac (más familiar como Ace of Spades) por el módico valor de 75.000 dólares. Antes de que pongas el grito en el cielo, no te preocupes: además cuentan con botellas y cócteles suficiente asequibles.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/beaumarchais_1737_630x.jpg Divertido, colorista y con tanto champán

Beaumarchais

Lavo

El restaurante italiano Lavo de los creadores del célebre Tao se aleja del epicentro de la movida neoyorquina. ecuánime en la límite del Upper East Side y Midtown East, y a tan solo unos pasos del Plaza. Los free spanking (o cachetadas en el trasero con una madera) que recibirás por fragmento de los camareros son básicamente imprescindibles para sus asistentes.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/lavo_2335_630x.jpg El brunch a base de Möet

Lavo

¿QUIERES MÁS PARTY? NO PROBLEMO

Obviamente, la jarana continúa en la terraza del PH-D en el Dream Hotel de Downtown con unas vistas increíbles a todos los rascacielos de la metrópoli en sus Sunset Saturdays. Todo queda en las cercanías de Meatpacking District y Chelsea para que puedas moverte sin tener que coger el coche. Los locales más animados y glamurosos son Electric Room, Le Bain en el The Standard, Number 8, Vip Room, 1 Oak, Catch Roof o Avenue.

Y si quieres alejarte un poco de la área te recomendamos Marquee, The Box, Finale, The Bowery Hotel y Tribeca Grand Hotel.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/the_standard_4408_630x.jpg Le Bain en The Standard

The Standard

¿TIENES APETITO? DEJA EL CLUB Y COME UN CRONUT

En Meatpacking y Chelsea hay tropel de restaurantes buenísimos como Fig & Olive, Dos Caminos, Pastis, Spice Market, Biergarten en The Standard o Sarabeth’s Bakery. Pero dependiendo de la hora que hayas sanseacabó, lo mejor será acabar la noche comiendo en The Diner ecuánime en la rincón o haciendo la larga cola para devorar los tan ansiados cronuts en Dominique Ansel Bakery en Soho.

Para cócteles y picoteo más alejados de la acto pero con el mismo entorno, acudir a Beauty & Essex, Goldbar, The corriente, Cipriani o a la encantadora terracita Salon de Ning del The Peninsula.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201412/salon_de_ning_en_the_peninsula_9568_630x.jpg Salon de Ning en The Peninsula

The Peninsula

¿QUIERES DORMIR? GAME OVER

Si prefieres acabar con la jarana antes de que ella acabe contigo y no te hospedas en único de los hoteles cercanos como The Gansevoort, The Standard, Soho House o el mismísimo Dream Hotel.

* Puede que además te interese…

– 8 bares secretos de Nueva York

– Guía de restaurantes de Nueva York

– Guía (inventada) para desayunar con Beyoncé en la Gran Manzana

– Bares por todo lo alto: de Nueva York al cielo

– Hamburguesas de ramen y demás guarrerías que comer en Nueva York

– Cómo ente neoyorquino en 26 pasos

– Consejos para evitar parecer un turista en Nueva York

– 14 razones para volver a Nueva York

– Dónde encontrarse famosos en Nueva York

– Jo, qué noche: bares de hotel donde irse de fiesta

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201331/soho_house_tumbonas_y_vistas_al_downtown_1530_630x.jpg Soho House: tumbonas y vistas al downtown

Soho House

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados