Los lujos secretos de Marrakech

EL HOTEL QUE NO ES DE ESTE MUNDO

Los lujos secretos de Marrakech

En la Palmeraie, donde termina el desvarío de la metrópoli y empieza el hipnótico paisaje desértico tan típico pero intemporal de Marrakech, encontramos, el Palais Namaskar, posiblemente el mejor hotel de África.

Su filosofía es tan sencillo como concisa lofrecer un paraje uno y asombroso para desconectar del mundor. Y nada más verdad, porque atravesar las pesadas puertas de la inicio es adentrarse en un universo dispar cuyos detalles pueden parecerse a muchas cosas pero que en su globalidad es drásticamente desigual de todo lo que hayas podido ver con anterioridad. Recorrer por la noche sus jardines con las fuentes jalonadas por arcos de gusto morisco es como pasear por la mismísima Alhambra de Granada. Entrar en su restaurante, como penetrar en una versión mejorada del Hotel Costes de Parísh súbito, pero al mismo período impecable en su paraje.

La corta historia de este sueño acto hotel se remonta a 2012 cuando el complicado abre sus puertas como fragmento de la Oatkar Collection como lobra maestrar, concebido siguiendo los principios del Feng Shui. El diseñador franco-argelino Imaad Rahmouni, discípulo Philippe Starks y el dueño y creador P.Soulier están atrás de la exquisita construcción del Palais Namaskar, una combinación entre el imaginario de Oriente y elementos contemporáneos.

Pero si todo cuanto rodea el Palais Namaskar es, por decir algo, excepcional no lo es menos las experiencias de maravilla que ofrece: Paseos en Globo sobre las colinas Djebillet, un romántico picnic en el jardín o una cena a la luz de las velas en el estanque. Todo un esplender que comienza por 600 euros por noche para una habitación lsimpler y puede alcanzar hasta los 3000 para alguna de las villas privadas.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/palais_namaskar_759_630x.jpg Palais Namaskar, el mejor hotel de África

Palais Namaskar

PLACERES GASTRONOMICOS (Y DE ESTILO)

El tradicional marroquí: La Maison Arabe

Una estrecha callejuela que parece conducir a ninguna fragmento, una puerta que se abre y la brujería operah, estamos en La Maison Arabe un hotel boutique inaugurado en los años 40 que ha sido determinado por algunos como el lepítome del art de vivre marroquír. Pero hoy no hemos venido para quedarnos aquí, sino para cultivar nuestro paladar en su familiar restaurante.

La Maison Arabe es el paraje impecable para profundizar en las delicias culinarias marroquíes con estilo: una escrito clásica pero imparcial, un escenario distinguido con toques marroquíes pero sin llegar a ente cargante y una iluminación mágica gracias a la luz proyectada por decenas de velas distribuidas con gracia aquí y allá. Una elección de ensaladas marroquíes, un tagine o incluso el clásico couscous adquieren aquí la perfección de labor profesora gastronómica. Imperdible.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/la_maison_arabe_9432_630x.jpg Un hotel boutique repleta de delicias culinarias

La Maison Arabe

La decaimiento colonia: Le Grand Café de la Poste

Un edificio de 1925 con ornamentación de maravilla y aires coloniales. impecable para almorzar o tomar el aperitivo antes de la cena en la terraza o bien en el apartamento superior acomodado en único de los sillones de cuero y escuchando el repiqueteo del piano. Le Grand Café de la Poste tiene ese gusto a historia y distinción que hacen que único se sienta de maravilla a pesar del servicio algo despacio y de una escrito excesivo previsible.

Desayuno o brunch en Le Jardin

Un agradable patio arbolado situado en un Riad del centuria XVII, cántico de ruiseñores y una ornamentación años 60 con toques marroquíes contemporáneos convierten a Le Jardin en un paraje impecable para muchas cosas pero sobre todo para darse un homenaje de té marroquí y los tradicionales pancakes servidos con amlou (aceite de argán, miel y pasta de almendras). Nada mejor para comenzar el día en la metrópoli Roja.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/le_jardin_5119_630x.jpg El brunch de Marrakech

Le Jardin

LAS BOUTIQUES DONDE NO SE REGATEA

La noción de explorar el otro shopping de Marrakech surgió cuando en una de mis visitas al zoco conocí a una americana que, exhausta, se declaraba inhábil de continuar comprando: lAl desenlace de un momento es todo ídem. No confluencia nada uno y dispar. también el regateo me exasperar. La cierto es que no podía estar mas de acuerdo con esta asentimiento y aunque sigo pensando que las compras tradicionales en el zoco tienen su atractivo además confieso que una vez que lo has acto un par de veces se convierte en algo tedioso y repetitivo. Desde entonces busco infatigable direcciones únicas :

Kis Boutique- Keep it secret

Detrás de la pesada puerta de color turquesa de un Riad encontramos el universo hippy chic de la estilista brasileña Adriana Bethencourt y su socia Caroline Constancio. Túnicas bordadas, trajes de chapuzón y piezas únicas. Mención especial para las joyas Nour en oro y piedras preciosas creadas por Adriana. Una rumbo para guardarla en secreto.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/productos_en_le_jardin_1745_630x.jpg Productos ecológicos

Le Jardin

Stephanie Jewels

Stephanie vive en Marrakech desde hace 7 años en donde recaló en busca de inspiración. Desde entonces vende sus creaciones de tajo étnico ecuánime bajo de la ya icónica Terraza de las Especias en el Souk Chirifia.

Studio Lalla

En completo Barrio de Gueliz se encuentra el showroom de la diseñadora Laetitia Trouillet, un inmenso sitio de depuradas líneas donde podrás encontrar su compilación de bolsos y fruslería así como bellas piezas de marroquinería vintage.

Herboristería Bab Agnaou

No es precisamente fashion pero no puedo evitar mencionar esta tiendecita llena de esencias, aceite de argán o productos cosméticos realizados a base de plantas. Una deleite y un servicio perfecto.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/heritage_spa_1094_630x.jpg Relax a la marroquí

Heritage Spa

LOS SECRETOS DEL HAMMAN

No importa la clase social o la territorio geográfica, todo buen marroquí que se precie, especialmente las mujeres, practica el arte del hamman con regularidad. Depuración, supresión de toxinas, relajación son los beneficios obvios de un ritual milenario cuyo comienzo se remonta a los baños romanos. Pero el hamman tiene también un papel señaladamente social, el paraje donde las amigas se cuentan confidencias o se rencuentran después de una semana de labor. En Marrakech han conocido reinventar una costumbre popular en un refinado ritual de hermosura y relajación ofreciendo magníficos espacios para experimentarlo. De entre todos ellos, nuestros preferidos:

Les Bains de Marrakech

Un precioso Riad oculto en ámbito de la Medina. En el afuera, el jaleo típico de Marrakech, en el interno un silencio casi eclesiástico impecable para iniciarse en el arte del hamman: primero un té a la menta en un jardín de inspiración morisca para dar principio sin retraso a un chapuzón de gas y una exfoliación realizada con el clásico jabón negro, una pasta hecha con aceite de oliva, huesos de oliva y eucalipto que se aplica con el guante llamado de Kessa, una clásico esponja de textura granulada. Terminamos con un masaje con aceite de argán, el oro liquido marroquí y no querremos salir jamás más de allí.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/les_bains_de_marrakech_2115_630x.jpg Precioso Riad oculto en ámbito de la Medina

Les Bains de Marrakech

Heritage Spa

Es otro de nuestros preferidos. Coqueto, menos sofisticado que lLes Bains de Marrakeschr pero con un pacto súper personalizado.

* Puede que además te interese…

– ¿Qué no debes perderte de Marrakech?

– evasión romántica por Marrakech

– Guía de Marrakech

– Marrakech, de ahora y de siempre

– Todos los artículos de Ana Díaz Cano

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201428/heritage_179_630x.jpg Así sí: satisfacción y esplender en Marrakech

Heritage Spa

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados