La Latina de Buenos Aires: plan dominguero en San Telmo

1) UN CAFÉ EN EL MERCADO DE SAN TELMO

La Latina de Buenos Aires: plan dominguero en San Telmo

Además de surtir de alimentos a la área, la estructura de construcción de hierro, acoge una certamen de antigüedades suficiente fascinante que surgió cuando el gobierno militar quiso demoler el edificio y todos los anticuarios decidieron mudarse aquí para rescatarlo. A ellos se fueron sumando otros colectivos: coleccionistas de sellos, soldaditos de plomo o recolectores de artilugios varios… Y luego se apuntaron los puestos callejeros de las calles adyacentes: vendedores de pan cálido y choripán, artesanos que recuperan instrumentos tradicionales y músicos callejeros, en muchos casos dignos de odeón.

Cada día, la certamen es una práctica nueva para los cazadores de chollos y los amantes de lo retro. Lo que no varía es la categoría del café que sirven en el quiosquito céntrico, una auténtica asombroso gourmet, en una metrópoli con mucha costumbre cafetera, pero que normalmente se sirve a la italiana. Muy concorde con la tendencia que viene de Escandinavia y de Estados Unidos (incluso en ciudades como Lima), y regentado por la campeona patrio de barismo, en este sitio se puede elegir la diversidad (frutales, florales..), el comienzo (Colombia, Javah) y el técnica de extracción (chemex, prensa francesah). Todo un lujazo para los cafeteros.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201410/antigueedades_en_san_telmo_6199_630x.jpg Antigüedades en San Telmo

2) UNA DE CARNE Y OTRA DE CAPRESE

Muchos se lamentan de que en los últimos años San Telmo se ha convertido en un paraje vendido al turismo. Es verdad que, sobre todo los días de certamen, son los extranjeros los que más pasean por la plaza Dorrego y sus alrededores. Pero todavía quedan locales que conservan el entorno de barrio, como es el caso de Pedro Telmo, un local hogareño a la partida del mercado, que atienden dos simpáticas señoras porteñas y siempre está colmado. Es impecable para hacer una detención y comer unas empanadas: las hay de carne, carne picante, roquefort, queso y cebolla, y caprese (tomate y mozzarella). Por 8 pesos (menos de un euro).

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201408/las_empanadas_parada_obligatoria_6787_630x.jpg Las empanadas: detención obligatoria

Corbis

3) DE LA MADRE NACIóN AL DELEITE DE LAS COLONIAS

El primer Café San Juan (la primera filial de su antecesor) estaba en la vía San Juan y ya funcionaba como un tiro. De ahí que sus dueños decidieran hace un año abrir un segundo local unas cuadras más bajo. Es el restaurante de moda del barrio, donde todos quieren ir, y donde no siempre se encuentra mesa. Mucha de su renombre se la ha dado su televisivo chef (tiene un programa de cocina en TV Fox Life), Lelé Cristóbal, un chico malvado del barrio de Quilmes que también de ente apuesto y estar tatuado en más de tres cuartas partes de su cuerpo, es skater y poco amigo de morderse la idioma. Su almuerzo, de legado española (en este segundo local con más acento italiano) pero adaptada al deleite local, es como él: sincera y de porciones abundantes. perfecto en los puntos y la presentación. Con todo esto está diáfano que su clientela es joven y cool.

4) THE NEW KID ON THE BLOCK

El MACBA (Museo de arte coetáneo de Buenos Aires) es la última adición museística del vecindario que ya contaba con buenos exponentes como Museo de arte moderno de Buenos Aires. En sus cuatro pisos se exhiben las exposiciones temporales de fondos de la compilación continuo que van rotando. Lo más chillón es su compilación de abstracción geométrica, con piezas de los artistas más potentes del mundo, sobre todo latinoamericano.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201410/el_museo_de_arte_contemporaneo_de_buenos_aires_la_ultima_incorporacion_1269_630x.jpg El Museo de arte coetáneo de Buenos Aires: la última incorporación

MACBA

5) LAGARTIJA, LAGARTIJA (CARNE DE)

La escena gastronómica bonarense tiene en San Telmo un escenario totalmente único: es el Restaurante el Baqueano, una anomalía que para muchos merecería ya una estrella Michelin, y, seguramente el uno de la capital (sin contar vegetarianos) que no sirve vaca. En su imperfección su escrito está repleta de carnes autóctonas del nación que no se comen en ningún otro paraje, como la de lumbre, vizcacha (un roedor andino), jacaré (lagarto) o ñandú (avestruz)h. No en vano su nombre se refiere a la individuo que detectaba las huellas de los animales en el solar. Fernando, el cocinero, y su hembra, Gabriela, jefa de estancia y somelier, funcionan exclusivamente con menú cata (y solo por la noche). Aquí se pueden probar algas de la Patagonia e incluso una madera comestible que comen los guaranís.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201410/restaurante_el_baqueano_carne_de_lagarto_y_mucho_mas_8185_630x.jpg Restaurante el Baqueano, carne de lagartija y tanto más

Restaurante el Baqueano

6) DEL MALBEC AL TORRONTÉS

El Aldo’s Wine Bares el wine club del somelier estrella de Buenos Aires, Aldo Graciani, que ha pasado por el club Gran Ansón y por el labor (el hotel de Philipe Stark en Puerto Madero) y que, también, conduce un programa de radio de jazz y vinos. Su mayor encanto es que tiene cernaía de 600 etiquetas distintas, lo que significa que podrás probar muchos vinos argentinos (por copa o por botella) difíciles de encontrar en otros lugares y, lo que es más fundamental, a precios razonables (aunque no tan buenos como en sus inicios, todo hay que decirlo). Hace apenas una semana inauguró en la fragmento de bajo un Club de jazz, con una programación espléndido todos los días: los domingos hay jazz y brunch, los martes degustaciones de enólogos y sommeliers invitadas y los jueves menú cata con maridaje de cinco platos más cinco vinos.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201410/aldos_wine_bar_2220_630x.jpg Aldo’s Wine Bar

Aldo’s Wine Bar

7) HOTEL SAN TELMO

En una casona de las típicas, típicas del barrio del centuria XIX. Solo tiene 12 habitaciones distribuidas en dos pisos a manera de loft, de forma que algunas camas se ubican en altillos (lo cual a algunos puede resultar romántico y para otros claustrofóbico). Lo hermoso es que muchos de los destalles constructivos originales se han mantenido como las vigas de madera vista, y que casan a la perfección con los muebles de diseño, con materiales muy cálidos. Es miembro de Destino Argentina, que engloba los mejores hoteles de esplender de la metrópoli.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201410/diseno_en_el_hotel_san_telmo_8630_630x.jpg Diseño en el Hotel San Telmo

Hotel San Telmo

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados