La Junta resalta que «se ejecutará lo que la justicia diga» sobre el hotel del Algarrobico

Foto: EUROPA PRESSCÓRDOBA, 18 Nov. –

La Junta resalta que

La consejera de ámbito entorno y Ordenación del región de la Junta, María Jesús Serrano, ha destacado este lunes que «cuando las sentencias sean firmes» en relación a la posición del hotel de Azata del Sol en el lugar de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), «se ejecutará lo que la justicia diga».

En declaraciones a los periodistas en Córdoba, la consejera ha manifestado que «hay que esperar a que salgan las últimas sentencias que hay» y de este manera «que haya certeza jurídica y las sentencias sean firmes» para tomar una determinación.

En este significado, Serrano resalta que «se ejecutará lo que la justicia diga, no queda otro solución, y es nuestra obligación», al período que subraya que el Gobierno andaluz «ya en 2006 se comprometió a establecer toda la legalidad urbanística alterada en ese ambiente y a recuperar medioambientalmente la zona».

Cabe destacar que la estancia de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) aplazó la semana pasada la audiencia pública en la que se iba a dirimir si la permiso municipal que permitió la edificación del hotel en el lugar de El Algarrobico es nula o, por el contrario, es ajustada a derecho.

Las partes habían solicitado la suspensión de la vista oral alegando en un caso que no habían sido notificados en período y en el otro caso, la coincidencia con un sensatez señalado con anterioridad en Almería y al que debe asistir el letrado del Ayuntamiento de Carboneras.

La estancia de lo contencioso había citado a las partes para resolver sobre el medio contra la sentencia del juzgado cifra 2 de Almería que en septiembre de 2008 anuló la permiso al considerar que vulnera la normativa en materia de costas y de ámbito entorno.

El veredicto señaló como «incontestable», a la vista del prueba de la documental practicada, que el parte S-T1 del Plan incompleto aprobado para la edificación del hotel se ubicaba de «forma clamorosa» en «espacio protegido» y «no era urbanizable» pese a lo sostenido por la Consejería andaluza de ámbito entorno, que localizaba el suelo en área D2, «no incompatible con el empleo urbanístico».

En esta misma resolución, su entonces titular, el juez Jesús Rivera, apuntó que la Junta de Andalucía había efectuado lo que tildó como «una burda maniobra» para sustituir la planimetría del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del parque corriente cuerda de Gata-Níjar publicada oficialmente en BOJA de 22 de diciembre de 1994 por otra para «orillar la restricción que imponía» y «permitir de esta guisa» la labor en terrenos de especial amparo.

La determinación que en un significado u otro adopte el elevado Tribunal andaluz podría suponer el empuje concluyente para que se resuelva el crisis en torno al implantación de una veintena de plantas y 411 habitaciones, cuya edificación fue paralizada de forma cautelar por orden judicial hace ocho años cuando se encontraba a más de un 90 por ciento de realización y a dos meses vista de abrir sus puertas al público según sostuvo siempre la promotora.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados