La espalda deja a Alonso sin palabras

Una foto colgada en Internet hizo que todas las luces de alarma saltaran cernaía del estado de salud de Fernando Alonso pocas horas después de que cruzara la fin el quinto en Abu Dabi, hace un par de semanas. Luis García Abad, su factor, publicó una representación en su silueta de Twitter en la que se veía al galería tumbado en una camilla, con la cabeza inmovilizada y tapado con un papel dorado.

Alonso había sufrido un fornido porrazo en la espalda nada más reincorporarse a la pista después de pasar por los talleres, cuando tuvo que salirse de los márgenes del pavimento para evitar chocar con el Toro Rosso de Jean-Eric Vergne, pero las malas sensaciones que generaba verle echado de aquella forma contrastaba frontalmente con la calma que había transmitido el ovetense un momento antes, en el circuito. Las pruebas que se le practicaron en Abu Dabi confirmaron que no tenía ninguna herida de transcendencia, y además que la fuerza del choque había llegado a las 28 G, siempre según García Abad. Después de pasar la noche en el hospital, el piloto de Ferrari regresó a Europa, donde siguió un tratamiento a base de antiinflamatorios, para deshinchar toda la área afectada, y tratar de ponerse a calceta para correr este término de semana en Austin, donde llegó el miércoles. En las jornadas previas, el subcampeón estuvo realizando ejercicios de estiramientos y mucha piscina para tratar de relajar la área, dado que todo apunta a que los dolores son motivo de la compresión del golpetazo.

Nada más llegar al circuito fue a la clínica del complicado, donde los médicos de la FIA le dieron la aprobación para subirse al coche el viernes

Este jueves, a las diez de la mañana, el español asomó por el Circuito de las Américas, pero ni siquiera se acercó a la carpa de su escudería. En vez de eso se fue directamente hacia la clínica del complicado, donde los médicos de la Federación universal del Automóvil (FIA) le realizaron las pruebas pertinentes y le dieron la aprobación para subirse al coche el viernes. Antes de las once, Alonso ya se había vuelto a marchar del circuito hacia su hotel, no sin que Ferrari anunciara antes que el asturiano había optado por cancelar todos los actos públicos que tenía previstos. Como cada jueves, el bicampeón tenía que atender a la prensa y después, ya por la tarde, asistir a un evento organizado por único de los principales patrocinadores del conjunto de Maranello.

?Lo uno fundamental es que Fernando descanse y se recupere mucho como pueda?, repiten en Ferrari cuando se pregunta por el piloto. ?Es una cuestión de sensaciones, de que vea cómo se encuentra cuando se suba al coche?, zanjan en la Scuderia.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados