La denuncia pide que las autoridades de Estados Unidos sean imputadas por encubrimiento

El magistrado Pedraz pidió a la Justicia norteamericana que localizara a una sargento que espió a los periodistas del ‘Palestina’ MADRID, 2 Dic. –

La denuncia en la motivo en la que se investiga la defunción del cámara de Telecinco José Couso ha solicitado al magistrado de la Audiencia patrio Santiago Pedraz que impute por un infracción de encubrimiento a las autoridades de Estados Unidos, que ignoran desde hace dos años y ámbito la demanda de localización de una sargento que supuestamente espió a los periodistas que cubrían la toma de Bagdad (Irak) por fragmento del Ejército yanqui.

Pedraz cursó una comisión rogatoria en marzo de 2011 en la que solicitaba la filiación y el domicilio de la sargento Adrienne Kinne, a término de poder tomarle comunicación como testigo en el procedimiento en el que se investiga la defunción del gallego Couso, que tuvo paraje el 8 de abril de 2003 en el Hotel Palestina de Bagdad.

Kinne aseguró en el programa de televisión ‘Democracy Now’, dirigido por la periodista Amy Goodman, a la que el magistrado además quería interrogar, que sabía que el hotel ‘Palestina’ era meta potencial por fragmento del Ejército yanqui.

Los abogados de la familia de Couso, Leopoldo Torres y Enrique Santiago, denuncian ahora una operación de Estados Unidos para evitar este testimonio. «La detención de facto del procedimiento constituye una burla manifiesta a la autoridad judicial española y motivo indefensión a las víctimas del infracción, haciendo engañoso su derecho principal a la guarda judicial efectiva y propiciando, también, la indemnidad de los autores», ha señalado Torres.

TRES MILITARES IMPUTADOS En la motivo, que fue reabierta por segunda vez en julio de 2010 por orden del Tribunal Supremo, se encuentran procesados y debajo orden de busca y caza el teniente coronel Philip de Camp, el capitán Philip Wolford y el sargento Thomas Gibson, todos ellos de ciudadanía estadounidense, por un infracción contra la comunidad universal en certamen con un homicidio.

De acuerdo con las pesquisas del magistrado, De Camp fue la individuo que «dio la orden directa de disparar» contra el hotel Palestina a pesar de que sabía se encontraba en una área civil y era atareado por periodistas. Wolford, por su fragmento, transmitió la orden y Gibson fue «quien materialmente efectuó el disparo» que mató a Couso y al cámara ucranio Taras Prtosyuk y provocó heridas graves a otros tres reporteros.

RECONSTRUCCIÓN DE LOS HECHOS La localización de la sargento Kinne fue la primera presteza que el magistrado acordó tras visitar la capital iraquí el 28 de enero de 2011 y realizar una reconstrucción de los hechos desde el calceta idéntico desde el cual un carro de combate estadounidense habría disparado contra el Hotel Palestina, causando la defunción del cámara de Telecinco.

Debido a problemas burocráticos, el juez tuvo que conformarse con grabar desde un paraje situado a unos cuantos metros del calceta idéntico en el que se encontraba el tanque, que presuntamente abrió incendio desde la pasarela Aljurumiya sobre el río Tigris.

Con anterioridad, el magistrado entró en el Hotel Palestina en acompañamiento de los periodistas Jon Sistiaga, Olga Rodríguez, Jesús Quiñonero y Carlos Hernández –compañeros del cámara cuando se produjo el ataque–, e inspeccionó los restos de lo que fue el cuarto de Couso en el apartamento 14 del edificio. Allí colocó varios trípodes simulando los que usaban los cámaras el día de los hechos.

En marzo de 2011 dos profesores de Ciencias Físicas en la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ratificaron un informe en el que conclían que desde el tanque del Ejército de Estados Unidos que habría disparado contra el cámara de Telecinco podían ver de manera nítida a las gente que se encontraban en las terrazas del hotel.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados