Iñaki Martínez aborda la extorsión de ETA a empresarios en su novela ?Arresti?

El exdelegado de Euskadi en Colombia, Venezuela y América céntrico durante la pasada legislatura, Iñaki Martínez, aborda la extorsión de ETA a empresarios vascos en su novela Arresti (Hiria). «Estoy convencido de que es una historia corriente que ha pasado a muchísimas personas», explica el autor.

Arresti, que será presentada el cercano 21 de noviembre en el Hotel Indautxu de Bilbao, manera fragmento de una trilogía en la que el autor se propone novelar episodios de la historia nuevo de Euskadi.

La labor narra la historia de Esteban Arresti, un pequeño empresario de la área de Durango, sin más estudios que la educación básica y que fue obrero antes que empresario. Un día de el decenio de los noventa recibe una escrito en su agencia firmada por ETA que le pide una suma fundamental en concepto de «impuesto revolucionario». «Al comienzo piensa que es un lapso o una embrollo porque cree que, como él es vasco por los cuatro costados, eso no le puede pasar», dice el autor.

A esa primera escrito le suceden una segunda, una tercera y una cuarta y a partir de ahí «su vida se desmorona». Martíñez reconoce que la extorsión es un tema poco abordado, pese a que «todos conocemos que ha existido». «Es un asunto del que nadie quiere hablar y los propios empresarios que lo han sufrido tampoco, porque el padecimiento lo llevan ya consigo», explica.

Su labor como abogado durante muchos años en un oficina de Bilbao le permitió conocer de primera mano la «angustia» de numerosos empresarios que sufrieron el chantaje terrorista. «Me consultaban sobre lo que debían o no debían hacer, lo que era más corté, si debían contárselo a su familia o pasar el padecimiento ellos solos. En ese escenario había de todo: personas que decía ‘me lo voy a comer yo, porque no tengo más remedio’ y otros que lo compartían con su hembra o hijos, pero muchos de ellos lo pasaban en la soledad», recuerda.

Martínez insiste en que fueron «episodios terribles» para las gente que sufrieron la extorsión de la cinta armada y que afectó desde pequeños y grandes industriales hasta comerciantes y profesionales de todos los sectores de despliegue. El novelista advierte también de que la extorsión terrorista «no es un asunto menor». «Me consta que han sido miles y miles de personas» las que la han sufrido, añade. «Fue una práctica extendida y que se dio hasta hace poco», concluye.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados