Gdansk: la euforia del Báltico

El personaje de Oskar Matzerath nació en la antigua metrópoli de Danzig en 1924. El niño adulto del Báltico detuvo su desarrollo el día que sopló sus tres velas y recibió un timbal de hojalata, emblema estremecedor de la dualidad del personaje. El Nobel de Literatura, Günter Grass, eligió su metrópoli nativo para desarrollar la trama de El timbal de hojalata, labor clave de la literatura contemporánea. Algo afín sucede en Gdansk. En la tercera metrópoli polaca una acusada melancolía contrasta con el emoción trascendental propio de estados últimamente liberados.

Gdansk: la euforia del Báltico

Gdansk viene a ente una hermosa amalgama de arquitecturas de infinidad de estilos, el brío marinero, las formas de rico comerciante, un espíritu artístico que recuerda a las agrupaciones estudiantiles de los setenta, hordas de universitarios que viven su mejor año, cierta atmósfera proletaria y una pasmosa cabida de adaptación. Como cuna de ilustres, el talento de Gdansk lo encarnan, entre otros, los méritos de Arthur Schopenhauer, Daniel Gabriel Fahrenheit, Günter Grass, Lech Walesa y el incorregible Klaus Kinski.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/mariacka_2728_630x.jpg Mariacka, una de las calles más bellas de Gdansk

D.R.

La poderosa metrópoli de la Liga Hanseática, la confederación del norte de Europa que controló el comercio del Báltico medieval, demostró su solvencia comercial con el ámbar. calceta táctico y centro de disputas territoriales, protagonizó dos de los capítulos esenciales del centuria XX. El primero, el 1 de septiembre de 1939, instante en el que arranca la Segunda conflicto universal. Ante la ataque nazi, los empleados de Correos resistieron a los ataques frente a su edificio, donde hoy se erige el monumento a los defensores del correspondencia polaco.

No fue hasta los ochenta cuando Gdansk volvió a escribir único de los episodios clave de la historia europea. Hoy en el barrio de los Astilleros, un autobús vintage recorre el desértico complicado salpicado de grúas abandonadas. Fue aquí donde hace apenas tres décadas se proclamaba el comienzo del término de la era comunista. Lo que empezó como una huelga se transformaría en el movimiento sindical que aniquiló los debilitados cimientos del socialismo. Lech Walesa, líder innegable de Solidaridad (en 1980 contaba con casi diez millones de miembros) alcanzó la presidencia en los noventa y el galardón Nobel de la Paz. En este mismo espacio, se ha sitio en paso Young City Gdansk, la iniciativa pública que transformará las naves abandonadas en un sitio artístico de 70 hectáreas. Aún quedan años de remodelación y varios artistas ya han integrado sus talleres y similares proyectos culturales.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/barrio_de_los_astilleros_6282_630x.jpg Panorama de grúas abadandonadas de los Astilleros

D.R.

A Gdansk le ocurre como al personaje de El timbal de hojalata: manifiesta su dualidad con sus propios instrumentos. A la vanguardia artística le precede su clásica construcción (la que logró sobrevivir a la Segunda conflicto Mundial) y a su vez convive en concordia con el ulterior grito en diseño urbanístico. En Ulica D?uga (o Camino Real) lo que permanece es la hermosura clásica. La antigua itinerario de los reyes, que muere en la Puerta Verde nen el embarcadero del río Mot?awaes una pasarela de formidables fachadas, antaño lar de ricos comerciantes, y donde se erigen la Puerta del Oro, el Museo del Ámbar, la surtidor de Neptuno (símbolo de la ciudad) y el Ayuntamiento gótico- renacentista, único de los más elegantes del continente. En esta jarana histórica Gdansk ofrece iglesias para todos los gustos. Por ente señal arquitectónico destaca la basílica de Santa María. Tiene el mérito de ente la edificación sagrada más vasto de tocho rojo de Europa. Su interno gótico es una espectáculo de arte medieval y barroco.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/estatua_en_gdansk_8564_630x.jpg Gdansk: a la vanguardis artística le procede su clásica arquitectura

Corbis

Ahora bien, en su continuo paradoja la metrópoli ofrece otras maravillas de vanguardia. Hace apenas dos años, la metrópoli se ganó el corazón de la afición española. La elección disputó partidos clave de la Eurocopa 2012. Muchos peregrinan hasta el estadio PGE tierra (4,5 hectáreas para 44.000 localidades), cuya iluminación lo convierte en una enorme piedra ambarina.

Frente a la Filarmónica Polaca Báltica, el ajetreo de la Gdansk del centuria XXI se palpa en el paseo de Mot?awa, cuando cae el sol. En los últimos años se han recuperado antiguos locales de la era socialista (especialmente los milk bars) para inaugurar espacios gastronómicos, bares de diseño y clubs de gusto berlinés. Posiblemente si el Oskar de Günter Grass se encontrara hoy ante los encantos de su metrópoli nativo, aparcaría su timbal de hojalata y tomaría la sabia determinación de no crecer nunca

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/pge_arena_2157_630x.jpg El estadio PGE tierra, una enorme piedra ambarina

Corbis

DÓNDE DORMIR

Gdansk . El hotel escogido por la elección española durante la Eurocopa .

Grand Cru. central con buen desayuno.

Hanza. Exclusivo y tradicional frente Monumento a los Trabajadores de los Astilleros al río Mot?awa.

DÓNDE COMER

Panorama. Cocina casera y buenas vistas.

Kubicki. Exquisitas recetas polacas y pescado fresco .

Turystyczny. Típico milk club , restaurante a buen valor de la era comunista .

Metamorfoza. Una de las cocinas más sofisticadas de la metrópoli.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/tekstylia_bar_6076_630x.jpg Tekstylia club , un restaurante de diseño antiguo

D.R.

Pikawa encantador café en completo centro.

Tekstylia club . De gusto industrial, este anticuado depósito textil sirve exquisiteces.

Pies i Ròza. hermoso bistró que exhibe arte local.

Pu?apka. Buena elección de cervezas locales.

Fajne Baby! Literalmente ‘bar de cupcakes’.

Brovania Cervecería del hotel Gdansk que elabora sus propios fermentados.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/fajne_baby_7706_630x.jpg Pasteleria Fajne Baby!, club de cupcakes

D.R.

QUÉ VER

Gdansk, Sopot y Gdynia conforman el zona metropolitana de Trójmiasto (la Triciudad). Sopot y Gdynia presumen de playas, bellos paseos y vida nocturna.

Parque Oliwa. Hermoso pulmón verde al noreste del centro histórico (Stare Miasto) con jardines de gusto inglés y gabacho que alberga una hermosa catedral del centuria XIII, con un órgano de madera uno en Europa, y el distinguido restaurante Abbot’s Palace, palacete de gusto rococó que alberga un restaurante especializado en cocina contemporánea.

Camino de la Libertad. El museo debajo arena que conmemora el movimiento de Solidaridad.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/brovania_6224_630x.jpg Brovania, una cervecería que elabora fermentados artesanales

D.R.

Swietego Ducha Diminuta vía, anticuado lar de muchos de sus ilustres residentes

Museo del Ámbar En la Torre de la antigua cárcel se ilustra la historia del Oro del Norte.

Artus Court Formidable mansión, centro de reuniones de mercaderes y políticos de los siglos XVI y XVII. En su salón primordial, una sobrecogedor chimenea (1546) de más de diez metros de altitud es &uacut

DÓNDE COMPRAR

DH Wielkie Mlyn. Centro comercial en el interno del Grand Mill.

Mariacka. Una de las calles más bellas de Gdansk concentra el mayor cifra de joyerías dedicadas al ámbar.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201414/calle_mariacka_9647_630x.jpg La vía Mariacka muere en la bella basílica de Santa María

Corbis

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados