Frank Gehry vuelve a Bilbao, la metrópoli que reinventó

El Guggenheim cambió la vida de Bilbao y además la del arquitecto que lo ideó, Frank O. Gehry. Cuando se hizo cargo del idea superaba los sesenta años y colgaba en su despacho el diploma del galardón Pritzker, el Nobel de construcción. Sin decomiso, apenas se le conocía en Europa y encaraba único de los proyectos que pusieron a experimento su carrera, el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, que empezó a acumular dificultades hasta que se paralizó. Aquello fue una desgracia para el arquitecto y una bendición para Bilbao. Después de este revés, se empeñó en demostrar que sus curvas y sus volúmenes tenían significado y, sobre todo, que se podían construir sin arruinar a nadie.

El posterior recado fundamental le llegó del Gobierno vasco, de la Diputación de Vizcaya y de la Fundación Guggenheim de Nueva York, cuyo director, Thomas Krens, le conocía bien. Le dijeron que querían construir un museo que estuviese a la cota del que Frank Lloyd Wright levantó en la Quinta Avenida, en una metrópoli cantábrica rodeada de montañas. Aquella proposición la tomó como una ocasión para vengarse del malogro del auditorio de Los Ángeles. Un auditorio que retomó años después de su triunfo innegable en Bilbao.

Gehry cumplió ayer 85 años y lo celebró por todo lo elevado, con una cena de ceremonia en el museo que él diseñó, y que estuvo precedida por un concierto de piano de su buen amigo el director de orquesta Daniel Barenboim. El arquitecto envió un mensaje las pasadas navidades a Juan Ignacio Vidarte, director corriente del museo. «Quería celebrar su aniversario en Bilbao, con su familia, con sus amigos, con la personas de aquí».

Cuando le conoció en 1991, Vidarte se encontró con una individuo «accesible, muy cercana, con carácter», que «decía lo que pensaba con una absoluta franqueza». Quien fue su mano derecha en la edificación del Guggenheim y del hotel Marqués del Riscal en Elciego, el arquitecto César Caicoya, conoció a Gehry a principios de 1993. «El día de Reyes lo pasé en su análisis. Sólo tenía una maqueta de papel sobre el museo y unos dibujos. Me dio un poco de temor. ¿Qué podíamos sacar de ahí?».

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados