El TSJA dirime en audiencia pública el día 14 la nulidad de la permiso del hotel del Algarrobico

Foto: EUROPA PRESSALMERÍA, 7 Nov. –

El TSJA dirime en audiencia pública el día 14 la nulidad de la permiso del hotel del Algarrobico

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) va a celebrar una audiencia pública el día 14 para dirimir si la permiso municipal de obras que permitió la edificación del hotel de Azata del Sol en el lugar de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), es nula o, por el contrario, es ajustada a derecho.

La estancia de lo contencioso ha citado a las partes a partir de las 11,00 horas para resolver sobre el medio contra la sentencia del juzgado cifra 2 de Almería que en septiembre de 2008 anuló la permiso al considerar que vulnera la normativa en materia de costas y de ámbito entorno, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.

El veredicto señaló como «incontestable», a la vista del prueba de la documental practicada, que el parte S-T1 del Plan incompleto aprobado para la edificación del hotel se ubicaba de «forma clamorosa» en «espacio protegido» y «no era urbanizable» pese a lo sostenido por la Consejería andaluza de ámbito entorno, que localizaba el suelo en área D2, «no incompatible con el empleo urbanístico».

En esta misma resolución, su entonces titular, el juez Jesús Rivera, apuntó que la Junta de Andalucía había efectuado lo que tildó como «una burda maniobra» para sustituir la planimetría del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del parque corriente cuerda de Gata-Níjar publicada oficialmente en BOJA de 22 de diciembre de 1994 por otra para «orillar la restricción que imponía» y «permitir de esta guisa» la labor en terrenos de especial amparo.

La determinación que en un significado u otro adopte el elevado Tribunal andaluz podría suponer el empuje concluyente para que se resuelva el crisis en torno al implantación de una veintena de plantas y 411 habitaciones, cuya edificación fue paralizada de forma cautelar por orden judicial hace ocho años cuando se encontraba a más de un 90% de realización y a dos meses vista de abrir sus puertas al público según sostuvo siempre la promotora.

El ulterior señal en el largo periplo judicial se produjo hace un mes. El TSJA resolvió validar el derecho de retracto ejercido por la Junta andaluza en 2006 sobre cinco fincas de Azata en los sectores ST-1 y ST-2 del lugar y por mucho la compra de los terrenos sobre los que se asienta la construcción por 2,3 millones de euros y su inscripción como suelo de titularidad pública.

Con anterioridad, el mismo tribunal ya se pronunció sobre una de las cuestiones que derivó en la cancelación de la permiso municipal de obras y, en octubre de 2012, declaró «espacio seguro no urbanizable» el parte de lugar de El Algarrobico ante los indicios de que la normativa medioambiental aprobada en 2008 para el parque corriente de cuerda de Gata por la Junta podría reactivar el «uso turístico» del implantación. Así, el parte ST-1 consta como suelo no urbanizable desde el 23 de marzo la Junta publicó en BOJA la comunicación.

TRES SENTENCIAS ANTERIORES.

Cabe recordar, igualmente, que otras tres sentencias del Tribunal Supremo (TS) declaran la infracción del hotel por invadir de manera incompleto los 100 metros de servidumbre del abuso público marítimo-terrestre que establecía la Ley de Costas últimamente derogada. Ninguna se pronuncia de manera expresa sobre el demolición o la recuperación en la área de la legalidad urbanística.

La recuperación ambiental del lugar, una vez se proceda a la derribo del hotel de Azata del Sol, va a precisar una inversión de 1,5 millones, según se recoge en el informe elaborado por la agencia estatal Tragsa que fija el precio total de las actuaciones en 7,1 millones de euros. El análisis, encargado por Ministerio de Agricultura, nutrición y ámbito entorno y Junta andaluza en virtud de un tratado firmado por ambas administraciones para asumir al 50% los costes, cuantifica en 3,9 millones de euros los necesarios para la derribo.

Por otro costado, la promotora del hotel elevó en septiembre tres recursos ante el Estado, Junta de Andalucía y Ayuntamiento en los que reclama una compensación conjunta y solidariamente de 70 millones de euros para resarcir los «daños y perjuicios» derivados de lo que considera un «anormal funcionamiento» de la administración según la cotización realizada por la consorcio Tinsa de acuerdo no solo al precio del suelo y del hotel, sino además teniendo en abalorio el desperfecto moral, material y el desprestigio empresarial a la mercantil.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados