El sol que sale en noviembre

La brujería del Cirque du Soleil regresa a Bilbao en noviembre en lo que será su tercera visita a la capital vizcaína, que ya se ha convertido en una de las citas del itinerario de giras de la acompañamiento desde que en mayo de 2000 instalara su carpa junto al Museo Guggenheim para ofrecer Quidam. En 2003, regresaría con Saltimbanco, en una nueva situación, la explanada de Zorrozaurre, donde se alzará esta vez además la carpa. El cercano día 18, se levantará el telón de este montaje que, en comienzo está previsto que dure hasta el 4 de diciembre. Sin decomiso, es muy probable que, como sucedió en las anteriores visitas, el Cirque du Soleil prorrogue sus funciones hasta finales de diciembre, una data que ayer se le escapó a único de los responsables de la acompañamiento durante la presentación del exhibición en un hotel de Bilbao. Al término y al cuerda la encuentro posterior, en Sevilla, no será hasta el 12 de enero.

Dralion, que juega con la mezcla de las palabras dragón y león, es la duodécima producción de la acompañamiento y en ella se combina la vanguardia característica del categoría circense universal con el incógnita de las tradiciones chinas. Fue precisamente el anhelo de rendir un homenaje a la costumbre ancestral del circo chino el calceta de salida de este exhibición que se creó en 1999. Desde entonces, lo han visto más de ocho millones de espectadores. Su puesta en escena es dable gracias al labor de más de 55 gente de 10 países diferentes, que realizan 11 números de gran complejidad y hermosura. Son equilibristas, músicos, payasos, malabaristas y atletas. «Actuar en Bilbao nos encanta, porque el público es muy caliente y siempre nos ha dado una gran acogida», comentó Stephan Roy, el responsable de la decorado de Dralion. además indicó que la acompañamiento trata de establecer una «relación con el público» procurando que las visitas a cada metrópoli elegida no se espacien en demasía .

Este montaje es un exhibición «eminentemente visual», como lo definieron sus responsables, donde «se entremezclan de forma sutil los cuatro elementos: luz, arena, agua y fuego». Los cuatro elementos están representados en escena con cuatro colores. «Lo que mostramos en el show son, en definitiva, nuestros sentimientos», indicó Roy. La música que acompaña los números y la historia que se narra, compuesta por Violaine Corradi, utiliza distintos ritmos tradicionales, melodías indias y sonidos electrónicos envolventes.

El Circo lleva ya 20 años en activo, ha crecido hasta convertirse en «una agencia de creación» y en estos momentos tiene 11 espectáculos en gira por el mundo.

Las entradasLas entradas para ver Dralion ya están a la venta en El tajo Inglés o llamando al 902 400 222, y en ServiCaixa o en el teléfono 902 332 211. El valor para un adulto varía entre 27 y 60 euros. Las entradas para las sesiones de viernes noche y las dos del sábado llevan un complemento de cinco euros. Otras sesiones tienen rebaja para los menores de 12 años y la tercera edad.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados