El régimen y la oposición discutirán sobre una tregua e intercambio de presos en Siria

Aunque la primera jornada de la conferencia de paz de Ginebra sobre Siria fue fundamentalmente un intercambio de discursos, los patrocinadores del confluencia no quisieron verlo todo tan negativo. Así, el mediador universal de la ONU, Lajdar Brahimi, aseguró este miércoles que régimen y oposición están dispuestos, pese a todo, a negociar directamente las primeras medidas de confianza. Principalmente, treguas locales en los puntos más duros del crisis, intercambio de prisioneros y progreso del entrada de la sistencia humanitaria.

Durante unas horas, en Suiza, la conflicto que sufre Siria desde hace casi tres años cambió los proyectiles por las palabras. El hotel Palace de Montreux se convirtió en un ostentoso campo de batalla en el que los enviados del régimen chocaron con la oposición política en una jornada «histórica» y de «esperanza», según el secretario corriente de la ONU, Ban Ki-moon, que marcó el entrada de las conversaciones de paz.

«Al Assad no formará fragmento del gobierno de transición»Tras la recepción oficial por fragmento de Ban, abrieron incendio los patrocinadores de esta cima. El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, adelantó que «Bashar al Assad no formará fragmento del gobierno de cambio. Es irrealizable, inimaginable que este varón que llevó a cuerda parecido violencia contra su aldea pueda conservar la legitimidad para gobernar»; punta no compartido por el canciller ruso, Sergei Lavrov, que pidió «no hacer interpretaciones particulares» sobre el proceso de cambio que debería comenzar en Siria tras las negociaciones. El uno calceta en corriente entre rusos y norteamericanos y europeos que «el proceso no será sencillo».La primera experimento de la cometido casi irrealizable de esta conferencia la ofreció Wallid Muallem. El experimentado jefe de la diplomacia siria acudió con toda su artillería dialéctica a Suiza. Un discurso de más de media hora el período marcado para cada intervención era de diez minutos que Ban intentó cortar sin éxito en dos ocasiones. «He viajado doce horas en avión para mostrar la realidad de Siria y voy a continuar», fue la contestación de Muallem al secretario corriente de la ONU, en una intervención cuyo primordial guión fue la «guerra contra el terrorismo» que afrontan las autoridades.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados