El privisional invade literalmente Cantabria con la pleamar de la tarde

La ciclogénesis explosiva que ha entrado este lunes con fuerza en el litoral atlántico y cantábrico se ha cebado de forma contundente con Cantabria. La área próxima al océano en la capital ha quedado literalmente tragada por el agua, como se puede ver en las imágenes y el vídeo que acompaña. también, en las localidades próximas, como Ribamontán al océano, las olas han abatido todas las terrazas en pie, ha forzado a cortar el tráfico de Mercancías y otros estragos, que han acto de ésta una jornada muy complicada en toda la Comunidad. [Galería de imágenes de la última ciclogénesis explosiva]

El fornido oleaje ha abatido todas las terrazas que quedaban en pie en la urbanización «El delfín» de Somo, situada en primera fila de playa, y ha forzado al desalojo de algunos vecinos que aún permanecían en sus domicilios, ha indicado a Efe el alcalde de Ribamontán al océano, Francisco Asón. Asón ha resaltado además que el agua ha vuelto a penetrar unos doscientos metros hacia el aldea, “metiendo tierra y atascando el lugar”, de manera que “la playa se ha quedado al mismo nivel que la calle”.

El alcalde “espera” que la delimitación de Costas se persone mañana en la área para evaluar los daños y para determinar que medidas de contención se pueden adoptar en la área. también, el regidor municipal ha señalado que, en Galizano, el océano ha arrancado el puente de entrada a la playa y se ha llevado el chapuzón público existente en este paraje, y que, en Loredo, se ha inundado el parque de la área y el aparcamiento.

Retrasa la ceremonia patrio del DeporteEl agua ha interrumpido además el tráfico en Mogro, cuya estación ha quedado invadida con la pleamar cernaía de las 18.00 horas y Feve ha establecido un servicio alternativo en autobús entre las localidades de Barreda y Bezana. Se espera que el tráfico de trenes se pueda restablecer hoy mismo, cuando baje la marea, han explicado las mismas fuentes.

Hasta la ceremonia patrio del ejercicio se ha visto entorpecida y retrasada por el privisional. Se ha demorado, ya que la marejada que ha inválido salir del hotel a gran fragmento de los premiados, invitados y organizadores del evento. Coincidiendo con la pleamar de una marea de elevado coeficiente, las olas rebasaron la segunda playa de El Sardinero y llegaron hasta las puertas del Hotel Chiqui, por lo que, con el agua del océano anegando el entrada al hotel, nadie podía salir de allí.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados