El médico del Rey del Pop es voluntario y quiere ente artista

La libertad sabe a una hamburguesa doble para Conrad Murray, ese cardiólogo vilipendiado en el mundo completo como el varón que el 25 de junio de 2009 mató al cantante más idolatrado de las últimas décadas. Ese fue el primer deleite que se dio el doctor maldito por el homicidio inconsciente de Michael Jackson nada más salir esta semana de la cárcel tras cumplir dos años de tristeza de los cuatro a los que fue maldito. Mientras a la puerta de la prisión céntrico de hombres de California le esperaban la prensa y los fans, estos últimos indignados con la noción de que la defunción del Rey del Pop solo haya restado 24 meses de cárcel a la vida del cardiólogo, Murray consiguió salir por la puerta trasera del centro pasando inadvertido, y dirigió sus pasos a una de las hamburgueserías más populares (y baratas) de EE UU, ese In & Out que cualquier estadounidense jura que hace las mejores hamburguesas del nación.

Aunque cada envoltorio de In & Out lleva folleto un pasaje de la Biblia, Conrad ha descuidado detrás la reflexión o incluso la contrición para pasar a la acto. Como anunció en la única diálogo concedida en los últimos meses, el médico tiene por en frente una representación y una carrera que reconstruir. ?Si Dios lo permite, pondré mi vida de reciente en paso. Seré un modelo de que, pese a la adversidad, e incluso cuando le pasan cosas malas a la personas buena, único puede salir adelante y tener éxito?, comentó el cardiólogo a una televisión estadounidense cuando todavía estaba encarcelado. Su buen proceder y un demasía de reclusos en las prisiones le pusieron en la vía antes de lo previsto. Pero con su libertad ha llegado el instante de demostrar sus palabras, y sus intenciones no se han acto esperar. Según el portal TMZ, el mismo que informó en primicia de la defunción de Jackson, Murray pretende comenzar una nueva vida como escritor y cantante. Y si los colegios médicos de Texas y California lo permiten, incluso regresar a la fármaco, para lo que ha solicitado por via judicial que se le devuelvan las permisos que le fueron retiradas. ?Nosotros esperamos que jamás pueda volver a practicar la fármaco. Que no vuelva a violar el promesa hipocrático y dañe a algún paciente?, respondieron airadamente los abogados de la familia Jackson.

Está a la captura de una editorial que le publique un libro, carta en la prisión, sobre su período junto a Jackson

Según Valerie Wass, abogada de Murray, el doctor además seguirá adelante con su apelación válido. Da idéntico que hasta el magistrado describiera los actos de Murray como ?una fármaco de locos? y que el fiscal asegurara que el médico ?jugó cada noche a la ruleta rusa? con la vida de Jackson cuando durante dos meses le suministró una dosis del potente anestésico familiar como propofol, que acabaría finalmente con su vida. Murray sigue defendiendo su inocencia sin demostrar ningún remordimiento. Este mismo miércoles, en sus primeras declaraciones como un varón voluntario ?y con una faceta suficiente desmejorado?, Murray reiteraba su inocencia. ?La cierto es que jamás le he acto desperfecto?, aseguraba a TMZ. ?Michael me ama mucho hoy como me amaba entonces, yo sé que él me ama como yo le amo?, decía a el aposento, mientras aseguraba que el cantante estaría escandalizado si viera cómo sus fans le están atacando. Aunque esta certeza no siempre es la que ha vericado, ya que ha llegado a decir que su proceder ?quizá no fue modelo?, pero su propósito ?fue buena?.

Pero lo más acuciante es el dinero. Cuando Murray aceptó ese tentador paga de unos 110.000 euros al mes como médico personal de Jackson durante la que iba a ente su giro triunfal, el cardiólogo debía dinero a todo el mundo. Llevaba más de 70.000 euros de demora en la hipoteca de su mansión en Las Vegas, tenía varios pleitos por moroso de su conjunto médico, tampoco pagaba a período la sistencia a sus diferentes familias (con dos divorcios y siete hijos de distintas madres) y hasta le quedaban pendientes deudas de sus años de estudiante. Este grandullón de 1,98 metros de cota llevaba una vida disipada, era un usual en los hoteles de Las Vegas acompañado por strippers. Para demostración, un botón: mientras Jackson se sumía en su ulterior sueño, Murray tuvo cuatro conversaciones telefónicas, todas ellas con mujeres: dos strippers, una camarera en Houston y su contemporáneo compañera y madre de su séptimo vástago, Nicole Alvarez, conocida como ?la buenorra? de la desconocida película Days of Wrath.

A sus 60 años, Murray es una penumbra de lo que fue, un varón de cabello canoso sensiblemente más flaco. Pero muchas de sus necesidades económicas continúan presentes pese a declararse en quiebra en California y estar considerado legalmente como un indigente. Sin profesión ni lucro, y mientras espera que se aclare el asunto de sus permisos médicas, su nueva fortuna le puede llegar una vez más de la mano de Jackson. Según TMZ, Murray está buscando editorial para sus memorias, un libro que escribió en la prisión y que se centra en el período que pasó junto al cantante. Y su renombre, por mala que sea, le puede ayudar a rehacer su vida en campos tan dispares a la fármaco como el mundo de la canción. Este varón nacido en la isla de Granada considera que tiene buena voz, y así lo demostró en una de sus entrevistas. O su camino además puede estar en la televisión basura, donde se ha comentado la dable presencia de Murray en algún reality show. Un transformación de dirección con el que el médico podrá seguir disfrutando de su libertad a la penumbra del nombre de Michael Jackson.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados