El hotel la vio un día después de que se diera por desaparecida

Foto: EUROPA PRESSMURCIA, 8 Nov. –

El hotel la vio un día después de que se diera por desaparecida

Dos empleados del hotel donde se hospedó la pareja de holandeses Ingrid Visser y Ludewijk Severin y la limpiadora del implantación han asegurado este viernes que vieron a la pareja el martes, 14 de mayo, un día después de que supuestamente se la diera por desaparecida.

El narración de los hechos familiar hasta ahora era que esta pareja desembarcó el lunes, 13 de mayo, en el aeropuerto de El Altet (Alicante) con la propósito de pasar tres días en Murcia. Tras alquilar un Fiat Panda de color negro con matrícula 9254 GTC, con el que se desplazó hasta Murcia, se hospedaron en el hotel y ese mismo lunes, según lo expuesto, fue el ulterior en el que se les vio con vida.

Tras registrarse en la recepción del hotel, volvieron a coger el coche por la tarde y desaparecieron. Un día después, ese martes 14 de mayo, ambos tenían una encuentro médica en una clínica de la capital murciana a la que jamás acudieron.

Sin decomiso, la investigación ha dado un vuelta al declarar los empleados este viernes ante la magistrada del Juzgado de Instrucción cifra 5 de Molina de Segura que fue el martes cuando se les vio por última vez en el hotel.

Los empleados se han mostrado protegido de ello, ya que la limpiadora ha declarado que el lunes no pudo ente porque libraba ese día, y recordaba perfectamente a esta pareja debido a su estatura, con 1,90 metros de cota.

La período de instrucción del proceso judicial que investiga el doble asesinato ha continuado con las declaraciones de más testigos, entre ellos además la dueña de la vivienda rural que alquiló María Rosa y en la que fue asesinada la pareja, así como la aportación de diversas pruebas periciales.

La dueña de la vivienda, que se ha ratificado en su comunicación, ha recordado que el martes, día 14, al acudir a la casa para ver si Juan Cuenca, el ex gerente del Club Voleibol Murcia en el que jugó la asesinada, quería sábanas y cubiertos, vio salir en un coche blanco a Juan Cuenca y otra individuo más, desconocida, que ha descrito de «complexión corriente, 40 años, cabello moreno y piel blanca».

A tenor de estas dos pruebas, mucho la de los empleados del hotel como de la dueña de la vivienda, el abogado Melecio Castaño, que representa el amparo Ion Valentín y Constantin Stan, los ciudadanos rumanos considerados autores materiales del doble crimen, ha explicado a Europa Press que en próximos días se conocerá si la magistrado dicta un auto pidiendo nuevas diligencias.

Otro testigo, un policía familiar de Maria Rosa –que fue quien condujo hasta la vivienda rural a las víctimas y a los presuntos autores–, ha expuesto a la magistrado que cuando esta hembra conoció la noticia de la desaparición de la pareja holandesa a través de los medios de declaración, le confesó que «había sido engañada» por Juan Cuenca y «estaba muy asustada», pidiéndole información sobre lo que se hacía con los testigos protegidos.

Por su fragmento, el chofer de Juan Cuenca ha descuidado diáfano que no tuvo nada que ver con estos hechos y que jamás pensó que Cuenca llegara a hacer algo así. Mientras que el abogado que intermedió entre Severein y Cuenca para crear la agencia tapa ha manifestado que le dieron 2.000 euros por crearla y que Serafín de amanecer le comentó que «lo vería en los periódicos porque enterraron a los holandeses en mi huerto».

Serafín de amanecer, único de los cinco imputados en la motivo, fue sitio en libertad debajo garantía de 18.000 euros. Es el dueño de la inmueble en la que fueron enterrados los cadáveres, presunto encubridor del crimen y de ciudadanía española.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados