El feto del «CNI catalán» reclamó a Gordó más dinero y atribuciones en 2012

Oficialmente, el Gobierno catalán no dispone de un centro de ingenio como la CIA estadounidense o el CNI español. Pero las actividades realizadas por un oscuro Centro de certeza de la Información de Cataluña (Cesicat) se acercan suficiente a las que realiza cualquier servicio secreto. Según consta en la acusación presentada ayer por el PP en la Fiscalía, Cesicat, en coordinación con los Mossos dEsquadra, ya ha utilizado programas espías y ha acto seguimiento de altos cargos de la Generalitat, diputados, activistas sociales y abogados, entre otras actividades que podrían vulnerar el derecho a la intimidad y a la privacidad.

Un informático denuncióLa conexión entre Cesicat y la Policía autonómica tiene nombre propio: Felip Puig. El dirigente nacionalista es actualmente mentor de agencia y Ocupación de la Generalitat, sección del que depende Cesicat. Pero en 2012, Puig era mentor de interno. En esa previo legislatura, Germà Gordó, contemporáneo mentor de Justicia, ocupaba el cargo de Secretario de Gobierno y tenía perseverancia de los movimientos de Cesicat a través de Carles Flamerich, director de este centro y que el pasado mes de noviembre dimitió después de que trascendiera que se había espiado a activistas, periodistas y diputados en las redes sociales. Según un carné al que ha tenido entrada ABC, Flamerich pidió en junio de 2012 a Gordó que ampliara el presupuesto de Cesicat de único a 8 millones de euros, y que el personal destinado pasara de 8 a 29 gente. además reclamó el traspaso de competencias en materia de certificación digital, identificación y rúbrica, bases de datos (BBDD) ciudadanos, asesoría, así como participar en proyectos de empresa tributaria, entre etros. De acto, la salida destinada a este organismo se ha disparado en dos años, pues ha pasado de 942.000 euros a cinco millones presupuestados para 2014. Sobre esa ampliación de atribuciones se basa el informe, desvelado por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, «Agencia patrio de Seguridad», que absorbería el contemporáneo Cesicat y funcionaría como una céntrico de ingenio.

En sede parlamentaria, el presidente Artur Mas negó tener conocimiento de ese informe. Algunas fuentes apuntan a que un exinformático de Cesicat, Albert Gabàs, habría elaborado y filtrado este carné. Gabàs se reunió con Felip Puig en un hotel de Barcelona para mostrarle determinada credencial. En declaraciones a ABC, Gabàs negó estas acusaciones. Este técnico denunció en el juzgado irregularidades en las comunicaciones internas en Cesicat, pero las diligencias fueron archivadas.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados