El apuesto al micro

?¿Por qué no triunfamos? Pudo ente que realmente no gustáramos o las canciones no fueran lo suficiente buenas. Quizá hubo errores de los sellos. O que la personas no estaba aún lista para nuestra música. No pierdo un minuto en eso, prefiero disfrutar de la vida?. vocablo de Handsome Dick Manitoba, mascarón de proa de The Dictators, tan desenvuelto en su discurso con su apariencia de boxeador natural como sobre las tablas. El cantante de los pioneros sin suerte del punk neoyorquino (en realidad Richard Bloom, El Bronx, 1954) resume su visión desde un hotel de Malasaña: ?Tres semanas de gira española: ¿qué más puedo pedir? Voy donde está el amor. Y Madrid es como una segunda vivienda?. La cinta, que aún debe recorrer otras siete ciudades, exhibe esta noche su combinación de pegada y melodía en la estancia El Sol.

Al nombre de The Dictators se le añade esta vez la coletilla NYC por la negativa del compositor del categoría, Andy Shernoff, a participar en la contemporáneo resurrección. ?Cuando él dice que no, no importa que digan sí todos los demás. Vio tocar a Nick Lowe y tuvo una epifanía: ?eso es lo que quiero hacer, nada de rock ruidoso?. En otras palabras, ente un viejo aburrido?, bromea con mala uva Manitoba. Y remata: ?Tampoco Andy es el mejor de los intérpretes; muchos escribieron para Sinatra o Elvis, pero es a estos a los que la personas pagaba por ver?.

Rencillas al margen, la diversión parece asegurada gracias al show del vocalista, el trueno en la batería de J.P. Patterson y la excelencia a las seis cuerdas de Ross The Boss: los tres miembros de la alineación clásica implicados. Sin olvidar el influyente repertorio. Lo apunta único de los refuerzos, Daniel Rey, participante en su día de los Ramones: ?El primer concierto que vi de adolescente en el club CBGB [templo del punk y la new wave de Nueva York] fue de The Dictators. Su primer disco [Go girl crazy!, 1975] salió un año antes que el de los Ramones, aunque los considero contemporáneos?. Manitoba matiza: ?Recuerdo a Joey Ramone viéndonos tocar cuando aún no existía su categoría. Pero fuimos grandes amigos. Nos influimos y motivamos recíprocamente, como The Beatles y The Beach Boys?.

Por qué The Dictators no alcanzaron la efecto de los melenudos de Queens sí parece claro: ?Éramos más difíciles de encasillar. ¿A qué sonábamos? Pop, rock cañero, surf, heavy metal? Por no hablar de la vestimenta: lucíamos a menudo las cazadoras negras de cuero, pero ellos supieron convertirlas en uniforme?. Esa prenda persigue a Manitoba: ?En una gira inglesa me dijeron que Sid Vicious, el de los Sex Pistols, vendía la suya. Estaba suficiente usada pero era un portento. Me la dejó barata, sin levantar la ojeada del suelo. Y de giro a Nueva York me la robaron en un after?.

Aunque en 2006 The Dictators fueron clave en los festejos de cierre del legendario CBGB (?actuamos viernes y sábado; Patti Smith el domingo), supusieron una rareza en los setenta. ?No podías tocar excesivo bien si eras punk. Y Ross era el guitarrista aventajado de la escena. Ahora a la personas le mola ver a único de los mejores del mundo?. además de los más aguerridos, responsable del músculo metálico de The Dictators y, durante años, miembro de los estruendosos Manowar.

El ingenio de los dictadores del punk, al tomarse poco en serio a sí mismos, resultaba además novedoso. En tiempos de letras afligidas, ellos preferían satirizar la televisión, la almuerzo basura o el wrestling [de un luchador tomó su apodo ?el apuesto Dick? Manitoba]: ?Era un ingenio a lo Mel Brooks, típico de los judíos neoyorquinos?, proclama. Al cantante de The Dictators le inspiran los peleadores: conoció de crío el local del púgil Jack Dempsey, icono de su padre, y se juramentó para montar un implantación propio. Posee desde hace años un pintoresco club en el East Village. Y lo compagina con ejercer como dj en la emisora de Little Steven, lugarteniente de Bruce Springsteen: ?The Village Voice dijo que yo era el mejor locutor en la radio por satélite, y no le faltaba lógica?.

La autoestima entre risas sistencia cuando de nada sirvieron prestigiosos propagandistas como el crítico Richard Meltzer o el propio Springsteen, que se marcó un conteo en el tercer disco de The Dictators, Bloodbrothers (1978). Quizá Little Steven acabe produciendo el epé que proyectan. ?Estamos probando con una compositora de Filadelfia; para que lo editemos tiene que salir algo muy bueno [notable fue el largo de regreso en 2001] Y con la escritora Amy Wallace, Manitoba firmó hace un lustro The official punk rock book of lists, un resumen de listas sobre asuntos varios elaboradas por músicos: ?Pura diversión, modelo para leer en el chapuzón?.

The Dictators NYC actúan hoy viernes, 25, a las 23:00 horas, en la estancia El Sol.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados