Ecuador.- HRW pide al Gobierno que revoque el dictamen ejecutivo que le permite disolver organizaciones opositoras

WASHINGTON, 6 Dic. –

Human Rights Watch (HRW) ha instado al Gobierno de Ecuador a revocar el dictamen ejecutivo que le permite disolver cualquier organización que se oponga a sus políticas y, en determinado, a dar paso detrás en su determinación de cerrar la ONG Pachamama, dedicada a el amparo del ámbito entorno.

HRW ha denunciado que este dictamen ejecutivo «otorga al Gobierno de Rafael Correa amplias facultades para supervisar y disolver organizaciones independientes y así cercenar las libertades de asociación y de expresión».

La ONG estadounidense ha recordado que, «conforme al Derecho universal, los gobiernos deben asegurar que se permita a los defensores de Derechos Humanos realizar sus actividades sin que medien represalias, amenazas, intimidación, discriminación u obstáculos legales innecesarios».

A este respecto, ha recordado que la tajo Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) «determinó en 2003 que el decoro de los Derechos Humanos en un Estado democrático depende, en gran fragmento, de las garantías efectivas de las que gocen sus defensores para realizar impunemente sus actividades».

«Si bien las libertades de asociación y manifestación pueden estar sujetos a limitaciones, deben ajustarse a estándares estrictos, de manera tal que no obstaculicen indebidamente el deporte de tales derechos», ha considerado.

Así, «toda limitación deberá imponerse con retoque a la ley, resultar necesaria en una consorcio democrática y ente proporcional al meta buscado, y no deberá afectar a los principios del pluralismo, la tolerancia y la amplitud de miras».

También ha recordado que en 2012 el relator especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la libertad de asociación dijo «que la disolución involuntaria de una asociación deberá ente autorizada por un tribunal en caso de riesgo diáfano e próximo de violación flagrante de las leyes nacionales, con retoque a las normas internacionales».

CIERRE DE PACHAMAMA En determinado, HRW se ha referido a la orden emitida el pasado miércoles por el Ministerio de ámbito entorno de Ecuador para disolver Pachamama «porque varios de sus miembros presuntamente habían participado en una manifestación violenta».

El pasado 28 de noviembre, miembros de Pachamama participaron, junto a otras gente, en una queja por las explotaciones petroleras en la Amazonía ecuatoriana celebrada a las puertas de un hotel de Quito, donde diversos funcionarios estaban evaluando las solicitudes de empresas extranjeras.

Cinco días después, Correa acusó a los manifestantes de agredir físicamente al embajador chileno en Ecuador, a un empresario bielorruso y a varios policías a su partida de felicidad reunión y emitió un vídeo como experimento.

«El vídeo demostración a un manifestante que intenta golpear al empresario y a un policía con un vara en manera de lanza. No se observa fehacientemente la identificación de este manifestante», ha subrayado la organizaciones humanitaria.

El Ministerio de interno, en base a estas «pruebas» acusó a Pachamama de «iniciar una «violenta queja, atentando contra el orden público y la rectitud física de los asistentes a felicidad reunión».

Ayer, el abogado de Pachamama anunció que la ONG «está preparando una sucesión de recursos legales (contra la orden de disolución) que interpondría en Ecuador», aunque además están considerando llevar el caso ante «instancias internacionales».

«Todo acción de violencia perpetrado por manifestantes debería ente cosa de investigaciones imparciales, pero no corresponde que sea utilizado como excusa para impedir que una ONG participe en el discusión público y en la promoción de los Derechos Humanos», ha sostenido HRW.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados