Copenhague: saboreando y soñando la metrópoli más dinámica de Europa

Lo primero que los recién llegados perciben de Copenhague, según te vas aproximando a la metrópoli desde el aeropuerto, es su perfecto hermosura. De acto, corres el peligro de ente cautivado, ya sea por la espléndido tranquilidad de sus cielos, el brillo de las casas de Nyhavn, su barrio costero o por la atmósfera que se respira en sus calles: grupos de amigos en torno a mesas al viento voluntario y, sobre ellas, platos repletos de un suculento salmón ahumado sobre rebanadas de pan negro.

Copenhague: saboreando y soñando la metrópoli más dinámica de Europa

Pero quizá lo mejor de Copenhague es que aquí la hermosura se manifiesta de diferentes maneras, de lo más obvio a lo sutil y provocativo. Después de todo es una metrópoli que ha alcanzado una concordia casi perfecta; de la esfera pública a la privada, de la arena al océano, del sitio urbano a la calaña. Copenhague trata de respetar lo clásico, ya sea la construcción o su erudición gastronómica, sin ponerle trabas al energia innovador. Lo que hay que hacer es dejarse llevar por sus encantos.

DÓNDE COMER

Desde lo tradicional (gambas en pan de centeno) al ulterior grito (liquen de renos con enebro), estos son restaurantes que están dando que hablar.

Aamanns

Este hospitalario restaurante, cercano a Rosenborg Castle, ha reinventado el tradicional sándwich smørrebrød, un elemental del comida danés. No te pierdas el shooting star, una montaña de gambas, huevas y espárragos blancos sobre una tostada de centeno.

Amass

Dirigido por el que fuera chef ejecutivo del Noma, Matthew Orlando, este restaurante del puerto emplata lo más fresco del océano. Lo mismo te tientan con una cuantioso suma de gambas o con un revuelto de calamares.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201408/geranium_1138_630x.jpg Emplatando las delicias de Geranium

Peden desde navajas hasta mejillones azules en un agradable diorama flanqueado por piedras de la isla, conchas y césped salvaje.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201408/geranium_6540_630x.jpg Moluscos con chips de apio de Geranium

Peden gentrificado’ Nørrebro, que despacha pequeños pero sabrosos platos como sus espárragos cubiertos de pistachos.

Marchal

El recién reformado restaurante del Hotel D’Angleterre sirve impecables (y nada ostentosas) recetas, como sus langostinos con foie y mollejas.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201408/hoest_7842_630x.jpg Merluza con espárragos y queso ahumado de Höst

Peden 14 de ellas cuentan con chimenea.

D’ Angleterre

La gran señora de las grandes damas. Este central hotel del centuria XVIII acaba de abrir tras dos años de reformas. Sutiles grises y lilas, nueva estancia de fitness, moderno spa y un champagne club . Las habitaciones son tan elegantes como silenciosas. Sus suites resultan más fastuosas nKaren Blixen es una oda a la taxidermia.

Phoenix Copenhagen

El Phoenix no ostenta premios a su diseño, pero tiene la situación perfecta (entre Nyhavn y Amalienborg Palace) y sus habitaciones, algo reducidas, resultan tranquilas.

Radisson Blu Royal Hotel

Este referente danés de la modernidad exhibe el sello del diseñador Arne Jacobsen, desde las míticas sillas huevo del lobby a las elegantes y modernas habitaciones.

Este crónica está publicado en el magazine de Conndé Nast Traveler cifra 69 de enero de 2014.

*Puede que además te interese…

– Cinco cosas que hacer en Copenhague

– El diamante negro de Copenhague

– De sibarita por Dinamarca

– Copenhague además pedalea en invierno

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201408/dangleterre_1413_630x.jpg D’Angleterre

Peden & Munk

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados