Arranca la segunda sesión del sensatez contra Matas, con tres consellers de su ulterior dictamen citados como testigos

PALMA DE MALLORCA, 3 Dic. –

La segunda sesión del sensatez contra el expresidente del Govern Jaume Matas por presunto cohecho ha dado principio a las 9.50 horas, y entre los testigos previstos para este martes se encuentran tres consellers del ulterior dictamen del exmandatario autonómico (2003-2007): la de Salud, Aina Castillo, el de Turismo, Joan Flaquer, y la de Presidencia y Deportes, Rosa Puig, así como el exdirector corriente de Deportes y campeón olímpico de vela José Luis ‘Pepote’ Ballester.

Sus comparecencias están previstas después de que en la primera sesión fuese interrogado el propio Matas, quien negó haber incurrido en un infracción de cohecho cuando a finales de 2006 pidió al hotelero mallorquín Miquel Ramis que contratase a su hembra, presuntamente para encubrir el soborno de 42.111 euros que el empresario entregó a Matas. Según el expresidente, solicitó el labor «como haría cualquier padre de familia: ir a un amigo y pedirle trabajo».

En su comunicación ante el tribunal del jurado encargado de juzgarle, Matas aseguró que tenía «una gran confianza» con el hotelero ya que «cada año celebrábamos matanzas juntos, mi hembra iba con él en barco y hemos pasado Nocheviejas juntos».

Por su fragmento, su esposa, Maite Areal, quien fue interrogada como testigo, Maite Areal, manifestó que el labor de relaciones públicas por el que fue contratada en el hotel Valparaíso lo llevó a cuerda, y de acto dio a conocer el implantación al exportavoz del PP en el Congreso Eduardo Zaplana, así como a diferentes diputados y senadores.

Mientras mucho, el hotelero, Miquel Ramis, manifestó, en un tirante interrogatorio con el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, que no sabe qué labor realizó Maite Areal ya que «le asigné un paga y un lugar y, a partir de ahí, con todos los trabajadores dejo que el día a día lo lleven los directores. No hago la persecución de los empleados único a uno».

En su comparecencia como testigo, el además exalcalde del municipio mallorquín de tapia apuntó que solamente veía a la esposa del expresidente «en actos o comidas» y que en éstos le contaba «con qué clientes había contactado». No obstante, al preguntarle el fiscal qué clientes eran, el hotelero se limitó a responder: «ah, no lo sé».

Se trata de unos hechos por los que la Fiscalía acusa a Matas de ente autor de un infracción de cohecho tipificado en el crónica 426 del previo Código Penal (cuando el soborno mediare a ayuda del reo por fragmento de su cónyuge u otra individuo a la que se halle inseparable de manera estable), por el que solicita para él una tristeza de 9.000 euros de sanción así como el comiso de los 42.111 euros cobrados de manera supuestamente ilícita.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados