Anticorrupción pide ingreso en cárcel de dos empresarios alicantinos que desviaron fondos de CAM a Curaçao

MADRID, 2 Dic. –

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al magistrado de la Audiencia patrio Javier Gómez Bermúdez el ingreso en cárcel incondicional y sin garantía para los empresarios alicantinos José Salvador Baldó y Vicente Ferri en el marco de la maniobra ‘Mar Nuestro’ desarrollada contra exdirectivos de la envase de Ahorros del Mediterráneo (CAM) por desviar fondos de la organismo a través de un entramado de empresas hoteleras.

El Ministerio Público les acusa de defraudar, en cooperación con el exdirector corriente de la organismo Roberto López Abad, una suma de «cierta relevancia» a través de hoteles en el Caribe, propiedad la consorcio Valfensal, que compartían los dos empresarios y la propia CAM. Desviaron unos beneficios de 247 millones de euros al eden fiscal de Curaçao, sospecha el magistrado.

Los dos empresarios se encontraban fuera de España el pasado 7 de noviembre cuando se desarrolló la maniobra que se saldó con una decena de detenidos, entre los que se encontraba López Abad y el ex director de Empresas de la envase Daniel Gil. además fueron arrestados el exdirector corriente de Tenedora de Inversiones y Participaciones de la CAM Vicente Sánchez, el director barato de Valfensal, Francisco Climent y el ex director de la partición universal y de Negocio hotelero de la envase César Veliz.

Tras la maniobra el juez dictó el ingreso en cárcel deLópez Abad y Gil que tuvieron que desembolso un millón y ámbito y 400.000 euros respectivamente para eludir la prisión. Les imputaba la comisión de delitos contra la finca Pública, mentira documental y contable, administración traidor y apropiación indebida.

Según explicaba entonces el magistrado en los últimos nueve ejercicios tributarios Baldó y Ferri habrían estado eludiendo el desembolso de impuestos, situando la mayor fragmento de los beneficios en región antillano.

Como mínimo, en los ejercicios 2009, 2010 y 2011, el dinero defraudado superaría los cinco millones de euros. López Abad y Gil –«que están en los dos escalones superiores de la CAM», destaca– «han tenido desde el principio un papel fundamental en las negociaciones relativas a la financiación de los proyectos» en connivencia con los empresarios.

Los dos exdirectivos acordaron que Valfensal no repartiera dividendo, para lo cual alteraban la contabilidad en daño de la propia CAM y articularon «un sistema para que los empresarios obtuvieran un regreso permanente de fondos, que constituía un dividendo encubierto».

La envase concedió préstamos irregulares a la agencia hotelera por un global de 217 millones de dólares. En el año 2010, a pesar de la complicado posición en la que se encontraba la envase, se decidió suscribir un contrato de trámite entre Valfensal y la acompañamiento Seabrezee. Esta última carecía de despliegue y no tiene estructura alguna, indica el magistrado.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados