?Alguno llevaba hasta una pistola?

Diego Rodríguez (La Orotava, Tenerife; 1960) es una surtidor interminable de anécdotas a la hora de referirse al derbi. El égida canario tiene el registro total de derbis ligueros disputados, 20, a los que hay que añadir otros tres de Copa. 23 duelos de la máxima, 17 con el Betis y 6 con el Sevilla. Jugó partidos de bético y sevillista, siempre con una extrema intensidad y dedicación a los colores de ambos equipos. Diego, Enrique Mateos y José Mari han sido los únicos jugadores que han disputados este tipo de encuentros con las dos camisetas.

Diego ganó cinco derbis con el Betis, empató único y perdió 11. Con el Sevilla registra unos números excelentes, sitio que disputó un global de seis, ganando cinco y perdiendo solo único (temporada 94-95, triunfo 0-1 del Betis con gol de Alexis).

?Yo vivía estos partidos con una especial intensidad. Anécdotas tengo muchas. memoria a Biosca arengando en el vestuario. Yo era un pipiolo y Biosca daba temor. Tenía un compañero que iba a Nervión con una pistola incluso. No daré el nombre, pero el tío iba con una pistola y su cargador, por si había problemas?, relata este égida que jugó 14 temporadas en Primera, seis con el Betis y ocho con el Sevilla. Se retiró con 43 años, en Segunda B, en el Dos Hermanas.

Todavía me acuerdo de Biosca en los derbis cuando yo era un pipiolo en el Betis

?Cuando llegaba el derbi, todos esperaban a que yo llevara un muñeco al vestuario. Lo vestía del Sevilla y los compañeros empezaban a darle golpes, incluso bocados. Pero ojo, cuando fiché por el Sevilla el muñeco además aparecía, ahora vestido del Betis, diáfano?, recuerda Diego, expulsado en un duelo contra el Sevilla en su primera período con el Betis, tras lucha con Jorge Orlando López. además autor del gol del Sevilla en el derbi de Nervión de 1989 (1-0) ante su exequipo.

De fornido naturaleza y una grandioso eminencia, Diego ha sido único de los pocos jugadores competente de dar el complicado marcha de cambiar de orilla. ?Yo estaba en conversaciones con el Betis para renovar y reconozco que mi factor había hablado con Valencia y Atlético de Madrid. El Sevilla me quería, pero yo no iba a dar ese marcha por decoro a la afición bética. Los dirigentes del Betis me citaron para charlar y los noté algo alegritos, quizás por lo que habían bebido. único de ellos me vaciló y me dijo que no era competente de firmar por el Sevilla. Al otro día lo hice?, recuerda Diego, quien firmó por el Sevilla y fue convocado por Miguel Muñoz para participar en la Eurocopa de Alemania 88, ulterior evento de la elección española dirigida por el experimentado entrenador. Diego fue una vez universal total y se conserva en un magnífico estado físico a sus 53 años. Ahora anda enfrascado en la organización de una escuela de fútbol, donde los alumnos jugarán al fútbol y se verán obligados a estudiar.

En cuando al derbi de Nervión, Diego le concede un ligero papel de predilecto al Sevilla, aunque desconfía de la anormalidad del conjunto de Emery. ?El Sevilla juega en vivienda y está mejor clasificado, pero no acaba de ente regular. El Betis tiene armas para hacerle desperfecto aunque sea colista?, aclara Diego, quien sigue echando la ojeada hacia atrás: ?Ahora los jugadores del Betis y del Sevilla ni se conocen. No conviven en la metrópoli, como hacíamos nosotros, que nos conocíamos todos, nos tomábamos una cerveza, nos hacíamos apuestas… Ahora no existe ese pique y los derbis están muy despersonalizados?.

El derbi del miedoR. P.

El derbi cifra 117 de naturaleza oficial se presenta marcado por el temor (21.00 horas. Canal Plus). El Sevilla es predilecto. Esencialmente porque juega en vivienda, donde se demostración fiable, y porque está mejor clasificado. No obstante, no las tiene todas consigo, pues el labor de Unai Emery para ensamblar las piezas del reciente idea aún no se ha concretado. El Sevilla no está acto y por esas imperfecciones se quiere colar el Betis, colista, para hacerle desperfecto a su eterno rival. En el Sevilla, todo gira cernaía de Rakitic, de su juego y de su situación, bien de mediocentro o de mediapunta.

En el Betis, los nombres propios son Rubén Castro y Jorge Molina, los dos delanteros verdiblancos que se encuentran entre algodones y serán incertidumbre hasta poco antes del entrada del confluencia . Mel juega al distracción con ambos. Lo mismo afirma que no tienen posibilidades de disputar ni un minuto que, de repente, entrenan con el categoría. Sin ellos, el Betis no tiene gol. además juega Mel al distracción con el sistema estratégico. No resulta excesivo creíble que se regalo en el Sánchez Pizjuán con cinco defensas. El Sevilla vivió el derbi con su personas, sin salir de la capital de Andalucía, mientras que el Betis se ha denso durante tres días en un hotel de Jerez. El Betis nunca ganó el derbi en las ocho ocasiones en las que lo disputó como colista. A lo más que llegó fue a un empate a único en 1965, perdiendo los siete restantes. El Sevilla sí ganó un derbi como colista, en 1936 (1-0). Perdió otros dos como colista y empató único. De los 116 derbis anteriores, el Sevilla ganó 51, el Betis 36 y se produjeron un global de 29 empates.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados