20 terrazas, jardines y patios de Barcelona para gozar del buen tiempo

SECRETOS

20 terrazas, jardines y patios de Barcelona para gozar del buen tiempo

Hotel Olivia

¿Es dable encontrar un esquina sereno en plena plaza Catalunya? Pues sí. El Hotel Olivia esconde el 19, su bar-restaurante uber-silencioso y con vistas a un monumento histórico a un marcha de las hordas de adolescentes del Hard Rock café. Esta galería- terraza, equipada para verano e invierno, se asoma directamente a la iglesia de Santa Anna, aprisionada entre las construcciones del barrio gótico. Abierto no sólo a clientes, es único de los lugares para fardar de intruder en la metrópoli.

Jardí de la vivienda Ignacio Puig

Un jardín público arbolado, con su puntito menguado y su rollo romántico, en el corazón de Ciutat Vella. ¿Cómo mejorar este entrada tan prometedor? Sumándole que el entrada sólo se puede realizar a través de un ascensor en el carrer Aroles (que no siempre funciona) o, todavía más clandestinamente, a través del Hotel Petit Palace Boquería. La terraza del hotel, unos escalones más bajo del jardín, es perfecta para tomar un algo felicitándose por conocer único de los rincones más sorprendentes de Barcelona.

Jardín romántico del Ateneu

Con su lago con peces de colores, sus palmeras sombreando y sus mesas que invitan a la tertulia, lrománticor jamás ha sido más adecuado que aquí. Por desgracia pertenece a una institución sólo para socios, pero (además de la posibilidad de matricularse en único de sus interesantes cursos), no hay que dejar pasar el día de Sant Jordi o el Corpus para disfrutar de su charme decimonónico.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/olivia_terraza_5710_630x.jpg La terraza- corredor del hotel Olivia

Hotel Olivia

CON VISTAS

Hotel DO

Barcelona es una metrópoli que está llena de vistas panorámicas por todas partes, pero hasta hace poco estábamos privados de contemplar único de sus lugares emblemáticos, la plaza Reial, desde las alturas. El terrado del fantástico Hotel DO es una manera distinguido y con estilazo de disfrutar de las palmeras, los soportales y la agitación del paraje a unos cuantos metros por encima de la realidad.

La caseta del Migdía

Más informal, más lejos, complicado de encontrar y con un horario menos fiable, la caseta -pese a todo- no tiene cotejo con nada. único de los mejores lugares posibles para ver ocaso, contemplar el océano y recordar que pese a todo el mundo es un paraje hermoso.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/hotel_do_6090_630x.jpg El Hotel DO, con vistas panorámicas por todas partes

Hotel DO

Martínez

Monjuic es esa montaña a un marcha de tu vivienda que jamás terminas de conocer del todo. Si necesitas excusas para acercarte, el Martínez es desde hace un año una de las propuestas gastronómicas más apetecibles. Empezar con un vermut y acabar con un platazo de arroz con vistas al puerto pone a todo el mundo de buen ingenio.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/martinez_9496_630x.jpg En Martínez, la clave es el arroz con vistas al puerto

Martínez

FRENTE AL MAR

Gallito

Empezamos por el punta . debajo el Hotel W, la terraza del Gallito tiene dos cosas que nos conquistan: una parra que cuando alcance el nivel de frondosidad deseado será perfecta y una ligera influencia mexicana en manera de platos de la escrito y el espíritu del líquido De La Sopa de cagón (una género de brunch festivo) que organizan los domingos. Es precioso, juvenil y animado.

Bestial

No hay derrota dable. A los pies del hotel Arts y de la escultura del pez de Gehry, la terraza en varios niveles del Bestial sirve almuerzo italiana y mediterránea con vistas imbatibles.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/frente_al_mar_bestial_1920_630x.jpg Frente al mar: Bestial

Restaurante Bestial

La Guingueta

Carles Abellán se cantidad al chiriguiterismo con lo que éste tiene que ser: una fórmula sencillo, relajada, sin formalismos, en la que la almuerzo es fresca y de primera categoría, que por algo estamos frente al océano. En sus Guinguetas (hay una en la Barceloneta y otra en Bogatell) toman buena apunte de esto y suben la apuesta sirviendo también los maravillosos helados de Rocambolesc, la heladería de los hermanos Roca de Girona. Hay que rendirse.

La Deliciosa

Chiringuito gastronómico recién inaugurado en la playa de San Miquel, abren durante todo el día, están -como buen chiringuito-, a ámbito metro de la tierra y ofrecen cocina mediterránea, copas y aperitivos, pero a nosotros nos seducen para siempre con un solo concepto: desayunar en la playa.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/la_guingueta_2125_630x.jpg La Guingueta, de Carles Abellán

La Guingueta

CON ROLLO

Antic Teatre

Uno de esos supervivientes de una Barcelona en vías de extinción que ídem es teatro, club , centro cultural, sitio de arte y lo que se le ponga por en frente. Su imborrable jardín trasero, con árboles, plantas y mesas apostadas sobre la arena, es para pasarse horas y horas de conversación arreglando el mundo.

Bar Calders

Uno de los bares que abalorio con acólitos más fieles en gran fragmento gracias a su terraza situada en el passatge que le da nombre. Para tomar el vermut, una cerveza local o unas fajitas con guacamole, perfecta en verano o invierno, dog-friendly, entendemos perfectamente por qué tiene tantos fans.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/con_rollo_antic_teatre_4884_630x.jpg Antic Teatre, único de esos supervivientes

Antic Teatre

Fragments Café

Les Corts es único de esos barrios todavía alejados del terremoto turístico barcelonino. El Fragments es tan chulo que a veces te hace pensar que estuvieses en un escenografía, con su plaza llena de familias, su escrito escueta pero cuidada y la propia estructura del local, en una casita de dos plantas con una terraza y un patio interno que no tienen rival.

Ocaña

Si antes nos subíamos al DO para contemplar la plaza Reial desde las alturas, ahora toca vivirla a pie de vía en un lugar que es club, club , restaurante y sobre todo homenaje a único de los personajes más insólitos de la Barcelona tardofranquista, José Pérez Ocaña. La terraza, cobijada entre los soportales, invita a pensar en las vicisitudes del paraje o sencillamente a ver la vida pasar.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/ocana_964_630x.jpg Ocaña, una terraza para vivirla a pie de calle

Ocaña

TRANQUILÉRRIMO

La Balsa

En la área alta, único de los restaurantes emblemáticos de la metrópoli tiene una nueva trámite pero conserva su terraza perfecta para cualquier estación, llena de verde, de madera y con buena cocina mediterránea. Para escuchar los pajaritos, comer de maravilla y quedarse en un estado de descanso próximo al ensimismamiento.

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/la_balsa_1061_630x.jpg La laguna, muy tranquilérrimo

La Balsa

Olokuti

Es una tienda de comercio ecuánime en la que ídem encontrar velas aromáticas que novelas modernuquis que aceite del árbol del té, pero a nosotros siempre nos fascina, lisa y sencillamente, que es preciosa. Suelo hidráulico, techos altos y sobre todo el fabuloso jardín en la fragmento trasera en el que organizan eventos variados y en el que se puede disfrutar (no es un club tradicional, funciona con autoservicio) de una pausa entre árboles y plantas.

Cafetería del Collegi d’Enginyers Tècnics Industrials

Los passatges son esos regalos que el urbanismo de Barcelona nos ofrece de vez en cuando, salpicados por todo el plano de la metrópoli. El de Méndez Vigo es único de nuestros favoritos de l’Eixample porque está colmado de influencia italiana (aquí están el Liceo y el Instituto Italiano de Cultura) y sobre todo porque esconde una terraza relajadísima y encantadora a un marcha del tráfico de la vía Aragó. La cafetería del escuela de ingenieros está abierta a todo el mundo, es sencilla, muy fotografiable y cualquiera que la visita la recuerda para siempre. Cierra los fines de semana pero es que diáfano, la perfección no existe. (Consell de Cent 365)

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/jardin_olokuto_558_630x.jpg Olokuto es tienda pero con jardín

Olokuto

CON HISTORIA

Can Cortada

Una terraza situada en los jardines de una masía del centuria XI. Con este referencia debería bastar. Pero si quieres más, piensa en cocina clásico catalana, muros cubiertos por la hiedra y en corriente, único de esos lugares del pasado en ámbito de la metrópoli que parece macana que hayan sobrevivido a los envites del mejora.

El Jardí

El jaleo del Raval se contagia a veces a esta tranquila terraza alojada privilegiadamente en los jardines del anticuado Hospital de la Santa Creu. impecable para una pausa y unas tapas entre piedras medievales, la biblioteca de Catalunya, estudiantes de la Massana y habituales del barrio que toman la fresca en los bancos del claustro. Genuinidad por los cuatro costados.

Terraza del Hotel Neri

Es único de los lugares más conocidos (hasta Woody Allen no se resistió a lucirlo en Vicky Cristina Barcelona) pero no podemos obviarlo porque la plaza de Sant Felipe Neri es único de los rincones más mágicos del barrio gótico (pese a que su manera contemporáneo no sea en realidad gótica, sino fruto de la edificación del barrio durante el centuria XX).

La terraza del hotel, la única de la plaza, es un paraje privilegiado para ensoñarse con la surtidor, la calma (cuando los turistas dan respiro) y la presencia del pasado en manera de las huellas que en la fachada de la iglesia causó una bomba franquista durante la conflicto Civil.

*Puede que además te interese…

– 100 cosas de Barcelona que deberías saber

– Tiendas curiosas de Barcelona donde encontrar el obsequio perfecto

– Cafés bonitos de Barcelona

– ente guiri en Barcelona

– 46 cosas que sólo entenderás si eres de Barcelona

– Lee todos los artículos de Raquel Piñeiro

http://cdn.traveler.es/uploads/images/thumbs/201421/con_historia_terraza_del_hotel_neri_7837_630x.jpg La Terraza del Hotel Neri, muy conocid por Woody Allen

Terraza del Hotel Neri

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados