18 minutos: el secreto escondido del Watergate

Tal vez jamás lleguen a conocerse todos los detalles, pero sobre el caso Watergate hay cada vez menos dudas y sí muchas certezas. El que fuera el escándalo político más controvertido de la era moderna sigue guardando un gran secreto: los algo más de 18 minutos de grabación que desaparecieron de las cintas que Nixon grababa de sus reuniones en el oficina Oval.

Fue un 21 de noviembre de hace 40 años cuando el magistrado Sirica, que dirigía la investigación, encargó la creación de un panel de expertos en sistemas de grabación que evaluasen la cinta en la que se había detectado un desocupado de 18 minutos y treinta segundos. De este acto se había alertado los días previos, pues desde el 14 de noviembre de 1973 un comité senatorial y el propio magistrado estaban escuchando en audiencia las cintas. Nixon se había resisitido a entregarlas, alegando que la inmunidad del presidente amparaba a sus comunicaciones, pero el Senado replicó que no lo amparaba si existían presuntos actos delictivos.

Los expertos encargados por el magistrado determinaron que el desocupado detectado se debía a un borrado de la cinta y no a un imperfección técnico de la grabación o de la propia cinta. Es en este episodio en el que cobra protagonismo la hoja de Rose Marie Woods, la secretaria del presidente Nixon, que dijo haber sido la causante del borrado al distraerse y pisar un pedal, algo que era dable con los equipos de grabación de la periodo . Pero las explicaciones de Woods no resolvieron las sospechas del magistrado, que seguía apuntando a un borrado intencional. Lo que se dijo en esos 18 minutos y ámbito sigue siendo una misterio.

Lo que reveló la fragmento conocida de las cintas fue la participación del presidente en el espionaje al roto Demócrata en el Hotel Watergate. Por conocer los hechos, alentarlos y aprobar el desembolso de sobornos para acceder al complicado. Y además como Nixón trató de maniobrar para ocultar el escándalo de la parada de cinco hombres por intentar allanar la que era sede del Comité patrio del roto Demócrata. Los cinco arrestados eran Virgilio González, Bernard Baker, James W. McCord, Jr., Eugenio Rolando Martínez y Frank Sturgis. Todos ellos eran miembrosde la maniobra 40 de la CIA, un plan secreto de la empresa de ingenio destinado a derrocar Jefes de Estado incómodos con la política afuera de los Estados Unidos. Esta maniobra se puso en paso en 1960 debajo la presidencia de Dwight Eisenhower, y estaba debajo el control recto del por entonces vicepresidente Nixon.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Buscar en el Blog
Destinos más buscados